Reflection Stories

Power in Weakness

As unlikely as it may seem, honestly admitting weakness can bring empowering peace.  by: HEIDI BRATTON

One of the most empowering gifts of peace we can give to each other is to confess our weaknesses.

One of the most empowering gifts of peace we can give to each other is to confess our weaknesses. It feels counterintuitive, but as St. Paul writes, in God’s economy admitting our weaknesses is actually better than admitting our strengths: “But he said to me, ‘My grace is sufficient for you, for my power is made perfect in weakness.’ Therefore I will boast all the more gladly of my weaknesses, so that the power of Christ may rest upon me.” (2 Corinthians 12:9).

My friend Theresa shares how confessing her tendency to be impatient has helped her. “I periodically lose my patience and my peace when dealing with my children—certain ones, especially. Having a husband who is mindful of my weakness helps me manage my response to those children.” The result of Theresa’s being humble enough to admit her weakness to her husband is that she empowers him to get more involved in parenting. And that, of course, allows the power of Christ to dwell more richly in the whole family.

Theresa concludes, “Humility is important in keeping your peace: knowing who you are before God, knowing your limitations, knowing when to step out in faith despite your limitations, accepting failure, and accepting other people’s failures too.”

It is not natural for most of us to admit, much less to boast about, our weaknesses, as St. Paul advises that we do. When my husband and I were first married, I might hold out for days before apologizing for my part in an argument because I was just too stubborn to admit that I, too, might have contributed to whatever the problem was. Learning to unmask rather than to hide behind my stubbornness, however, has created a much more peaceful and humble relationship between my husband and me. I have found that the pleasure of fewer and less intense arguments is well worth the pain of disclosing my weaknesses or faults.

There is nothing quite as disarming as someone who sincerely admits his or her own weakness and apologizes for its negative impact on the situation. And so, as unlikely as it may seem, honestly admitting weakness can bring empowering peace.

Lord Jesus, you are my strength. Free me to accept my weaknesses so that your power and your peace might dwell more richly in me and in my relationships.

Read more reflections by Heidi Bratton in Finding God’s Peace in Everyday Challenges: 100 Meditations for Women (The Word Among Us Press, 2015). Available at wau.org/books

Prayer Resources

Prayers to Comfort the Heart and Sustain the Spirit

BY: JOAN GUNTZELMAN

Prayers to Comfort the Heart and Sustain the Spirit by Joan Guntzelman

Through tears of frustration, helplessness, and great distress, a patient’s husband cries out in a plaintive voice that reverberates off the hospital walls: “Why does it have to be so hard to be a human being?”

That question has been asked many times throughout the ages. We humans struggle with the vicissitudes of life on earth. So often our joys and delights are knocked aside by suffering and hardship. No matter how hard we try to avoid the painful aspects of life, they pop up when we least expect them. They challenge us as we try to cope with and conquer them. Sometimes our efforts are successful, and we find a way to ease, repair, or remove the hardships. At other times they claim the upper hand, and we struggle to find a way to live with them and to ameliorate their effects and the suffering and pain they bring to our lives.

Such suffering can emerge from physical, emotional, or interpersonal problems. There seems to be no end to their variety and composition. We all come up against hard times, even in our younger years. We search for ways to avoid problems, or we search for solutions or resolutions to keep them at bay. We often hold on to the fantasy that we could—or even should—go through life without them.

As we grow in wisdom, however, we realize that we will never be totally without hard times. Such experiences are simply part of being human. We would not know light without knowing darkness. Sometimes chaos threatens us, and then, before we know it, we find order and peace again. We grow and develop in the course of the cycles of life, through the many “little deaths” we endure and the “new life” that comes out of them. Eventually, we face diminishment and physical death, but always in the hope that we will experience everlasting life in Christ.

Each of our experiences gives us choices to make. While many of our struggles arise through no fault of our own, we also sometimes bring about our own distress and trouble by what we say or do. We need to be aware of those instances when we create or contribute to the suffering we experience. We also need to know that in the challenges we face are hidden gifts that we can look for and find if we choose to do so.

Above all, we must always remember that God is holding us and carrying us close to his heart, sustaining our every breath. Without that support, we would not exist. Deep down, we know that God lives and loves us. It is that awareness that sends us to God in our distress. We somehow know that the help we can find to support us through our struggles comes from our God.

Yet sometimes when we are going through tough times, we find it difficult to pray. My hope is . . . [to] help those who are struggling to connect with God. Each reflection begins with a verse or two from the Scriptures, moves into a short meditation, and ends with a prayer. The prayer is meant to launch readers into their own conversation with the Lord. Through our decision to quiet ourselves and come into the presence of God, we can find the strength and courage we need to endure our trials. The Lord will truly comfort our hearts and sustain our spirits. He is our refuge in times of trouble, and he will not abandon us!

GODS’ RADIANCE

[May] the Lord make his face to shine upon you, and be gracious to you. —Numbers 6:25

When times are tough and when our path is dark and unclear, we forget that God is still close to us. None of our hard and painful times can chase God away. In fact, more than ever, this s when God is very near to us. We just need to ask him to shine his face upon us and on all who are experiencing hard times. God’s radiance will warm us, and we will feel his love and care. Then the peace that only God can give will replace the great distress we feel.

Great God of peace, who loves all that you have made, I come to you and ask your blessing on me and on all who are suffering. May the radiance of your face, the sign of your love, permeate me. I trust that you have a lesson for me in this difficult situation. If I’ve contributed to these trials in any way, show me how. Give me the wisdom to find my way through them. And then, my dear God, help me find peace.

PURSUING THE LORD

The Lord is good to those who look to him, to anyone who seeks him. —Lamentations 3:25 (REB)

We seek many things in life—happiness, fun, health, good relationships, money. We may even judge our success by the amount of things we accrue, and often we cannot get enough of them. What might our lives be like if we actively pursued God, if we made that a conscious endeavor? As we journey through the ups and downs that are part of life, how different would we be if we sought God? What would our troubles and our delights be like if we purposefully sought God in them?

Creator God, what would my life look like if I chose to actively seek you? I know I could expect to share in the same experiences as others—all the joys as well as all the struggles, illnesses, and losses—but I would do it all with more of an awareness of your presence. Just as I put effort into looking for other things, help me to consciously look for you in all the circumstances of my life. When I find myself in a difficult place, I might say, “God, help me to find you here. Help me to see you in my struggles, in the person who is upset with me or dislikes me, and in all of my hard times.” May I also find you in everything delightful and enjoyable.

Read more of Joan Guntzelman’s inspiring reflections and prayers in Turning to God in Tough Times (The Word Among Us Press, 2011). Available at wau.org/books

Personal Spirituality Resources

A Generous God

Receiving the gifts your Father has for you

A Generous God: Receiving the gifts your Father has for you

When Jack’s son, Troy, was arrested on charges of drug possession, Jack’s world collapsed. He knew that Troy had gotten into trouble before, but he had no idea it had gone this far.

Here he was, Jack’s only son, facing years in prison—and a very rough prison, at that. Jack wanted nothing but to spare his son the loneliness, the violence, and the abuse that were part of life behind bars. He knew his son was guilty, but he couldn’t bear the thought of what prison would do to him. In an impassioned plea, Jack begged the judge, “Please, take me instead. I’ll do anything to keep him from this.”

As desperate and hopeless as Jack was, we all sense that any father in a similar situation would make a similar offer. Who but the coldest of fathers wouldn’t sacrifice himself for his child? But there is one instance in which a father did not save his son—and has forever been admired for it. None other than God himself allowed his own Son to be put to death for our sake—and this Son wasn’t guilty of anything! What’s more, God didn’t just let his Son die; he gave him up for us.

Imagine how painful it must have been for the Father to watch as his only Son was abandoned by his friends, scourged and beaten by his enemies, and then put to death in the most tortuous way imaginable. When all is said and done, we can come to only one logical conclusion: God our Father loves us with boundless love. His love has no limits—extending even to the sacrifice of his only Son, Jesus.

Destined for Greatness. For centuries, theologians have puzzled and debated the topic of predestination. How do you combine the belief that God is in control of this world with our understanding of human free will? We may never be able to answer this question—at least, not until Jesus comes back! Yet in his Letter to the Ephesians, Paul tells us that “before the foundation of the world,” God “destined us” to become his adopted sons and daughters (Ephesians 1:4, 5).

Paul wasn’t trying to solve the question of predestination here. He was merely expressing the incredible truth that God created us to love him and to be with him forever. He was showing that God is not stingy with his blessings. In fact, the opposite is closer to the truth: if we show God the smallest bit of love, he will lavish his blessings on us!

If you think about it, Paul’s words here boggle the mind. God’s goal for all of us is “adoption to himself through Jesus Christ” (Ephesians 1:5). This goes far beyond spiritual blessings. God wants nothing less than to make us all members of one large family. And he wants to do this by filling us with his own divine life!

A Spirit of Revelation. Describing this grand intention of God, Paul made it clear that each of us is God’s great treasure. He loves us all equally. What’s more, we don’t have to wait until Jesus comes again to see God’s intention fulfilled in our lives. Every day, we can experience his love and live in the dignity, freedom, and security that come from being his children.

According to St. Paul, all these blessings have the power to make us holy and blameless, even though we are weak (Ephesians 1:4). They have given us the dignity of being his sons and daughters, even though we sometimes act like children of the flesh (1:5). They have marked us with the seal of the Holy Spirit and with the promise of eternal life, even though we are sinners who sometimes feel very much bound to this sinful world (1:13-14).

God wants all of us to know about these blessings that he has poured out. And that’s why he wants to give us a “spirit of wisdom and revelation.” It’s why he wants us to know “the hope” to which he has called us, “the riches of glory in his inheritance,” and “the surpassing greatness of his power” at work in us (Ephesians 1:17, 18, 19). In short, God wants us to have an experience of him and his grace so that we will know for certain that we belong to him. Understanding these truths is one thing; having God reveal them to our hearts is something even better.

Open My Eyes, Lord! So how can we get a better glimpse of this revelation? How can we experience God in a way that convinces us of his blessings? One very good approach is to take on the disposition of a child. Children tend to accept everything that their parents offer them. They’re very good at being generous receivers. So be open and expectant, just like a child.

Practically, this means focusing your mind on your Father’s boundless love. In prayer, take one or more of the blessings listed in the first chapter of Ephesians, and imagine them being fulfilled in your life. Experiment with this a bit, and see what God does in your heart as you dwell on his blessings.

Perhaps you can picture yourself standing before God your Father. Like all fathers, he loves you and sees the good in you. Try to see yourself as he sees you—holy and blameless. Imagine what it’s like to know that your every sin has been wiped away, and your heart has been made clean. Imagine the dignity, self-worth, and freedom you can have as the truth of your redemption penetrates your heart. Think about the peace that can mark your friendships because your conscience has been relieved of guilt. Try to sense God’s presence in you as you dwell on these thoughts. What is your Father saying to you? How is he looking at you right now?

Or maybe you can ponder Paul’s statement that God has destined us to receive a great inheritance (Ephesians 1:14). Imagine yourself as the son or daughter of a very wealthy man. As his heir, you are promised to inherit vast amounts of wealth. Even now, as a child living in your father’s house, you are enjoying all the benefits of his endless resources. You know that it’s but a small taste of all that is awaiting you, and you are amazed. Now, dwelling on this image, think about the real inheritance God has promised you. Think about all the blessings listed in Ephesians, and know that they are yours. Imagine how much your Father must love you—so much so that he would gladly give you everything you would ever need!

Or you may want to meditate on the gift of the Holy Spirit, whom Paul calls the “first installment of our inheritance” (Ephesians 1:13). As a first installment, the Spirit is a kind of down payment that God uses to seal our inheritance. He represents God’s promise—his guarantee—to give us our complete inheritance at the appropriate time. He is a foretaste, or sampling, of what life will be like in the presence of our heavenly Father. That means that the Spirit’s work in sanctifying us on earth is a taste of the perfect holiness that will be ours in heaven. It means that his power to enlighten our hearts and minds here is but a glimmer of the full light we will see in heaven. It means that his comforts in this life are just a hint of the complete and uninterrupted joy we will know when we see Jesus face-to-face.

As you experiment with this kind of prayer, don’t be discouraged if you feel that nothing is happening. Give it time, and God will answer you. Trust that he won’t give you a snake if you ask for a fish (Luke 11:11). Just persist in telling him that you want to receive everything that he has for you. Remember too that while you do have to do some work to pray in this way, it’s equally important—if not more important—to let God do his part. Come to him open and thirsty, ready to embrace everything he wants to give you.

A Personal Connection. Praying to the Father this way can fill you with a sense of peace and security. You may find comfort as God shows you that he cares for you and knows your concerns and sufferings. Your heart will soften, and you will find yourself wanting an even closer relationship with him. Even better, you won’t mind putting in the time to get to know him more!

Brothers and sisters, our Father really does love us. He wants to give good things to us and to our families. He promises that if we dwell on his blessings and his love, our lives will change. Not only will we know intellectually that our Father loves us, but we will know it in our hearts. We will experience a personal connection with him. Our hearts will be soothed as we experience his comfort and peace. You may even hear him tell you the same thing he told Jesus, “This is my beloved child, in whom I am well pleased!”

Español

Septiembre 2017 Edición

El misterio de la intercesión

El ayuno, la intercesión y las oraciones sin

En marzo de 1887, un ladrón de nombre Henri Pranzini asesinó brutalmente a tres mujeres en París. La grotesca imagen del crimen, junto con el hecho de que una de las víctimas era muy conocida, hizo que la investigación apareciera en la primera plana de todos los periódicos de Francia. El juicio duró sólo cuatro días; Pranzini fue declarado culpable y sentenciado a la pena capital en la guillotina.

A lo largo de todo el proceso, Pranzini no demostró ninguna señal de pesar ni arrepentimiento, y fue precisamente este hecho lo que llamó la atención de una jovencita que vivía a más de 100 millas de distancia. Ella se conmovió tanto ante la perspectiva de que este criminal muriera sin haberse arrepentido que decidió ayunar y orar por su conversión. “Yo quería a toda costa evitar que fuera al infierno, y para lograrlo usé todos los medios que pude imaginar, porque me parecía que por mi propia cuenta yo no podía hacer nada. Por eso, le ofrecí a Dios todos los méritos infinitos de nuestro Señor.”

El día de la ejecución, algo sorprendente sucedió. Cuando Pranzini subía al patíbulo, se volvió hacia el capellán que lo acompañaba, pidió un crucifijo y lo besó tres veces, tras lo cual fue ejecutado.

Al día siguiente, la niña leyó las noticias de ese acto de penitencia que realizó Pranzini antes de morir y se sintió extasiada. “El Señor respondió a mi oración al pie de la letra”, escribió más tarde. La niña se llamaba Teresa y era de Lisieux, en Francia, la cual finalmente entró en el convento, desarrolló una profunda vida de oración como religiosa. Tras su muerte, fue canonizada y posteriormente nombrada Doctora de la Iglesia.

“Mi primer hijo”. ¿Influyeron las oraciones y el ayuno de Teresa en la conversión de Pranzini? Ella creyó que sí y esta experiencia le convenció para interceder por aquellos que necesitaban con urgencia la intervención de Dios. Tan crucial fue este caso para ella, que luego dijo que Pranzini había sido su “primer hijo”, vale decir, el primero de los muchos que serían bendecidos por sus oraciones de intercesión.

De esta manera, Santa Teresita nos enseña que la oración de intercesión no es sólo para nosotros mismos ni para grandes dificultades, sino que debería ser una práctica normal de nuestro caminar con el Señor. Cada día podemos interceder por nuestra esposa o marido, nuestros hijos, nietos y toda la familia, la parroquia y el mundo en el que nos desenvolvemos.

Así pues, hagámonos el compromiso de orar día a día por las necesidades de los demás, convencidos de que no hay ninguna petición que sea demasiado insignificante ni indigna. Y adoptemos la antigua práctica de ayunar cuando elevemos nuestras peticiones a Dios, tal como lo hizo Jesús y también Teresa de Lisieux.

El ayuno y la intercesión. El ayuno y la intercesión son prácticas que siempre han estado íntimamente vinculadas entre sí. Moisés ayunó durante 40 días antes de recibir las tablas de los Diez Mandamientos (Éxodo 34, 28). Ana ayunaba cuando le pedía a Dios que le diera un hijo (1 Samuel 1, 7-8). El mismo Jesucristo ayunó antes de comenzar su ministerio público (Mateo 4, 1-2). Los apóstoles y discípulos cristianos ayunaban y oraban cuando el Espíritu Santo les dijo que apartaran a Pablo y Bernabé para su primer viaje misionero (Hechos 13, 1-2).

El ayuno es una hermosa parte de nuestra herencia espiritual. Nos hace más humildes y nos enseña a depender más de Dios; nos enseña que “no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4, 4). Cuando libremente nos decidimos a negarnos a nosotros mismos, declaramos algo como “Quiero ser más obediente al Señor.” En otras palabras, afirmamos que no queremos buscar la satisfacción solamente en la comida o la diversión, sino en la presencia de Dios y en la guía de su sabiduría y su providencia.

Cuando combinamos el ayuno con la oración de intercesión, nos vaciamos de nuestras propias ideas y nos abrimos más para ver una situación o problema determinado como lo vería Dios. En resumen, el ayuno nos hace más flexibles y menos egocéntricos, de modo que Dios puede usarnos y guiarnos mejor.

Entonces, ¿cómo es exactamente que el ayuno influye en aquellas personas por quienes oramos? Es cierto que no lo entendemos a fondo, pero lo cierto es que sí influye. Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando ayunes, lávate la cara y arréglate bien… y tu Padre que ve en lo oculto te dará tu recompensa” (Mateo 6, 17-18). O sea que, al parecer, Dios recompensa el ayuno que hacemos cuando rezamos y derrama sus bendiciones sobre las personas por las cuales intercedemos.

Piensa en cómo reacciona tu corazón cuando ves que alguien hace un sacrificio en bien de otra persona. ¿No se te ablanda el corazón y te inspira a ser más generoso? Lo mismo sucede con Dios. Es como si, al ver que estamos ayunando, nos dijera: “Estoy muy contento de ver que estás haciendo un sacrificio por amor. ¿Cómo no voy a bendecir a la persona por la cual estás orando?”

Pero también hay otra razón por la que nos conviene unir el ayuno y la intercesión. En la Iglesia primitiva, los primeros cristianos hacían mucho hincapié en el ayuno como forma de fortalecer la vida de oración (Hechos 13, 2-3; 14, 23). Los cristianos, que eran fieles a las Escrituras hebreas, entendieron que en algunos casos de mucha necesidad —como una enfermedad grave, el desempleo, las relaciones personales interrumpidas, los pecados mortales— era necesario hacer oración y ayuno (Esdras 8, 21-23; Ester 4, 15-17; 2 Macabeos 13, 9-12). Lo mismo sucede con nosotros. A veces las situaciones son tan apremiantes que hay que tomar medidas extremas, o bien son tan complejas que tenemos que estar más dispuestos a que Dios nos enseñe y nos utilice como instrumentos.

¿Por qué Dios no contesta mis oraciones? Pero todavía queda algo que tenemos que considerar cuando queremos acatar el llamado del Señor a practicar la oración de intercesión: Qué pasa con aquellas oraciones a las que pareciera que nunca recibimos respuesta. Sobre esto mismo, hay otra antigua interrogante que nos inquieta: ¿Por qué hay tanto sufrimiento en el mundo, especialmente entre aquellos que tratan de obedecer al Señor? ¿Por qué Dios deja que los buenos mueran jóvenes? ¿Por qué no interviene y detiene todos los abortos, la guerra y el genocidio? ¿Son acaso nuestras oraciones tan débiles que ni siquiera pueden ayudar a poner fin a las situaciones de maldad que hay en el mundo y que todos están de acuerdo en que son malas y perversas? Si nos sirve de consolación, podemos leer pasajes como el Salmo 13 y Habacuc 1, 1-3, donde vemos ejemplos de cómo incluso las personas santas —los profetas y los salmistas— se quedaban perplejos pensando en estas mismas cosas.

En realidad, no es fácil responder a estas preguntas, pero el hecho de admitir que se trata de un misterio no debe llevarnos a concluir que la oración de intercesión es inútil, ni hacernos pensar que Dios está demasiado lejos para preocuparse de los seres humanos. De hecho, si a Dios no le importara la suerte del hombre, no habría enviado a su Hijo a morir por nosotros.

Innumerables santos y relatos bíblicos nos aconsejan que siempre debemos orar cuando nos vemos frente a situaciones difíciles; pero también que nuestra oración no debería limitarse a suplicarle a Dios que elimine el problema o que nos conceda la solución que nosotros consideramos la mejor. En lugar de eso, al hacer la intercesión, debemos pedirle al Espíritu Santo que nos ayude a aceptar que estamos ante un misterio y entender cómo actúa él en las situaciones por las cuales estamos pidiendo.

El misterio de la voluntad de Dios. En el lenguaje cotidiano, la palabra “misterio” significa generalmente un enigma insoluble o que hay que resolver, como en una novela de misterio o un crucigrama. Pero este no es el tipo de misterio al que se refiere la Biblia. En las Escrituras, la palabra misterio se refiere al plan de la salvación que Dios ha tenido desde la eternidad, un plan tan vasto que lo abarca todo y que los humanos no podemos comprender. Esto significa que, a veces, sólo tenemos que confiar en Dios como un niño y reconocer que él dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman (v. Romanos 8, 28).

De modo que cuando nos enfrentamos a una gran dificultad o un dilema, lo primero que nos toca hacer es orar. Y si la solución no llega pronto, hay que seguir rezando, como la viuda persistente. Nosotros también podemos decirle al Señor con toda libertad y honestamente lo que sentimos, incluso si uno se siente enojado o desanimado. Pero, al mismo tiempo, no podemos jamás limitar a Dios ni decirle precisamente lo que debe hacer. A veces basta con repetir las palabras del salmista frustrado: “Señor, yo confío en tu amor” (Salmo 13, 5).

Cambiar situaciones mediante la intercesión. En todas nuestras oraciones de intercesión, ya sean por los enfermos, para poner fin a la guerra o al aborto, por la Iglesia o para que nuestros seres queridos conozcan al Señor, debemos tener cuidado de no caer en un estado de agitación o impaciencia. En tales casos, hay que tratar de seguir la exhortación de San Pablo: “Por nada estén afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer sus peticiones delante de Dios”, porque si lo hacemos, “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús” (Filipenses 4, 6).

Aunque a veces es muy difícil creerlo, nuestras oraciones de intercesión pueden cambiar las circunstancias, e incluso la vida misma de una persona, como sucedió con la intercesión de Santa Teresa de Lisieux por Henri Pranzini, que se convirtió en el último minuto. Tal vez no sea exactamente lo que nosotros deseamos, pero cada vez que el pueblo de Dios se dirige al Señor en oración, él obra maravillas. Por lo tanto, nunca dejes pasar un día sin elevar a Dios oraciones por las inquietudes y necesidades que tú llevas en el corazón, tanto las grandes crisis mundiales como las pequeñas dificultades personales. El Señor es un Dios amoroso y no dudes de que te escuchará y te responderá.

Orar sin cesar

La persistencia allana el camino

Había una vez una señora que oraba constantemente por su marido y sus tres hijos. Ella era la única creyente en la familia y tenía el profundo deseo de que todos los demás se convirtieran también. Uno de los hijos era el que más le angustiaba. Era muy inteligente y él lo sabía.

Había estudiado las tendencias filosóficas más aceptadas de su época y adoptado una vida de búsqueda de la satisfacción propia y el placer, al punto de que había tenido un hijo sin haberse casado. Su madre sabía que no podía competir con él intelectualmente, por lo que adoptó otra estrategia. Empezó a rezar por él sin cesar, con toda persistencia, sin cansarse.

Con el tiempo, la señora encontró un nuevo consejero espiritual que le animó a seguir orando. “No creo que un hijo de tantas lágrimas vaya a perecer,” le dijo su confesor. Luego, este consejero trabó amistad con el hijo de la señora, pero a diferencia de otros que habían intentado lo mismo, éste sí podía competir con él en términos intelectuales. Finalmente, gracias al ejemplo, las enseñanzas y los argumentos que le presentaba el consejero espiritual, el joven aceptó al Señor y se convirtió al catolicismo.

Claro, bien se podría decir que la sabiduría y el testimonio personal del consejero fueron los que consiguieron el resultado, pero no debemos olvidar nunca las oraciones de su madre, porque fue la perseverancia de ella la que finalmente dio sus frutos.

Si todavía no has adivinado, querido lector, de quiénes se trata esta historia, la madre era Santa Mónica, el consejero espiritual fue San Ambrosio y el hijo fue el que más tarde llegó a ser el gran San Agustín.

La perseverancia funciona. La historia de Mónica nos enseña que la oración de intercesión no depende solamente del grado de santidad, sino de la humildad y la persistencia que uno tenga. Analicemos dos de las parábolas de Jesús: la del vecino importuno y la de la viuda persistente (Lucas 11, 5-8; 18, 1-8).

En la parábola del vecino importuno, Jesús habla de un hombre que toca a la puerta de su amigo vecino ya tarde en la noche para pedirle algo de pan; pero como el vecino se niega a atenderlo, el hombre sigue golpeando la puerta con insistencia, pese a las protestas del vecino. Finalmente, éste se levanta y le da todo lo que quiere, no tanto porque sean amigos, sino porque quiere volver a dormir.

La parábola de la viuda persistente es parecida. Se trata de una viuda pobre que le pide justicia a un juez corrupto y como éste no la atiende, ella vuelve reiteradamente a pedirle y exigirle con insistencia. Ya molesto porque día tras día la mujer llega a su casa con la misma petición, el juez finalmente decide acceder y dictar fallo, no tanto por el derecho de ella, sino para que lo deje tranquilo.

Toca a la puerta. Pero hay que dejar algo en claro. Jesús no está diciendo que nuestro Padre celestial sea un juez corrupto ni un vecino desentendido. El punto de estas parábolas es enfatizar la actitud de quienes hacen las peticiones, lo cual queda perfectamente claro cuando el Señor prosigue su parábola del vecino importuno con sus conocidas palabras “pidan, busquen, toquen a la puerta.” También lo aclara cuando termina la parábola de la viuda persistente preguntando: “¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche?” (Lucas 18, 7). Lo que el Señor nos enseña en ambas parábolas es que debemos ser perseverantes, obstinados y nos dice: “No duden en seguirle pidiendo sin cesar a su Padre celestial. ¡Háganlo, porque él no se molesta!”

Estas parábolas nos dicen que nuestro Padre celestial es amantísimo, bondadoso y compasivo en extremo; que es todopoderoso y sin duda nos ayudará. Dios no duerme y nunca se molesta cuando acudimos a él con nuestras peticiones. De hecho, quiere que le pidamos, y nos da con abundancia lo que necesitamos. ¡Dios es sumamente bueno!

Al mismo tiempo, estas parábolas nos dejan entrever que Dios quiere que le presentemos nuestras peticiones con toda claridad y honestidad. Quiere que pidamos, busquemos y toquemos a la puerta, y que sigamos insistiendo una y otra vez, no porque quiera hacerse el difícil de encontrar, sino porque sabe que mientras pidamos con más insistencia, más profundamente se asentarán en nuestro corazón las necesidades e inquietudes de aquellos por quienes intercedamos. Sabe que si nos limitamos a pronunciar una oración rápida y luego pasamos a otra cosa, no le damos al Espíritu Santo la oportunidad de actuar en nuestro corazón para hacernos más compasivos.

La persistencia: Ligada a la Segunda Venida. Es interesante observar que San Lucas coloca estas dos parábolas sobre la oración perseverante justo después de dos de las enseñanzas más importantes de Jesús. La parábola de la viuda viene justo a continuación de cuando Jesús explica cómo será la vida antes de su regreso al final de los tiempos (Lucas 17, 20-37), acontecimiento glorioso, pero repentino, “como el relámpago que fulgura e ilumina el cielo de uno a otro extremo” (17, 24) y que algunas personas entrarán en el Reino de Dios y otras quedarán atrás. Luego, resumiendo la parábola, preguntó: “Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?” (Lucas 18, 8). Esto hace pensar que, al parecer, el Señor hizo un nexo entre su enseñanza sobre la perseverancia en la oración y sus advertencias sobre el juicio final.

¿Por qué lo hizo? Una posible respuesta es que él sabe lo poderosa que es la oración de intercesión. En efecto, siguiendo el ejemplo de Santa Mónica, aquella viuda extremadamente persistente que nunca dejó de orar hasta que su hijo aceptó el cristianismo, nosotros también debemos orar y no dejar de hacerlo hasta que todos nuestros amigos, familiares y vecinos acepten la fe en Cristo. Jesús sabía claramente que se iba a producir su Segunda Venida, y que algunos se salvarían y otros no. Por eso, enseñó claramente que todos debemos perseverar en la intercesión para que el mayor número posible de personas se salve y entre en su Reino.

Algunas personas se dejan llevar por el pensamiento de que sus oraciones no son más que deseos ilusorios o una esperanza incierta, pero eso está muy lejos de ser verdad. Nuestras oraciones de intercesión, especialmente si son persistentes, llenas de fe y de gran amplitud pueden mover montañas; pueden tener consecuencias eternas y allanar el camino para aquellos que se mantienen lejos del Señor, para que encuentren la salvación. ¡Imagínate cómo será en el cielo, cuando veas a todas esas personas por las que tú rezaste! ¡Imagínate la alegría que sentirás al saber a cuántas personas ayudaste a salvarse, y la gratitud y el amor que ellas sentirán por ti!

La persistencia: Ligada a la oración del Padre Nuestro. La parábola del vecino importuno viene justo después de que Jesús enseña a sus discípulos la oración del Padre Nuestro (Lucas 11, 1-4). Este es también un punto importante. El Padre Nuestro describe una actitud determinada, una forma de vida, porque demuestra que todos los aspectos de la vida humana, el bienestar espiritual, la nutrición diaria, las relaciones personales y la batalla contra la tentación están basados en nuestra dependencia de Dios.

Al Señor lo necesitamos para poder entrar en su Reino y para que nos proporcione todo lo necesario para cada día, ya sean bienes materiales o espirituales; lo necesitamos para que nos ayude a tratar a los demás con amor y misericordia y para luchar contra las fuerzas destructivas del pecado. En resumen, necesitamos a Dios, que nos trata como un padre perfecto trataría a sus hijos.

Pero ¿qué tiene que ver esto con la oración de intercesión, porque el Padre Nuestro se refiere principalmente a lo que queremos pedirle a Dios no para otros sino para nosotros? Posiblemente en la parábola encontremos parte de la respuesta. Allí, lo que el vecino importuno necesita es pan, es decir, aquello que Jesús nos enseñó que le pidiéramos a nuestro Padre para cada día, e implora la ayuda no para sí mismo sino para un visitante inesperado.

De esto se trata la oración de intercesión: pedir, buscar y tocar a la puerta, en favor de aquellos que sabemos que de una forma u otra viven sin el “pan nuestro de cada día”. Aquí vemos que el Señor, al enseñarnos el Padre Nuestro y luego seguir inmediatamente con la parábola del vecino importuno, nos anima a rogar a Dios por nuestras propias necesidades y también por las de otras personas y hacerlo a menudo y con perseverancia; nos dice que, además de orar por otros, también hemos de suplicarle que nos conceda, no solamente el pan de cada día para nosotros, sino pan extra para darlo a otros que lo necesiten.

Una Iglesia persistente. Las dos parábolas que hemos citado, la de la viuda persistente y la del vecino importuno, nos exhortan que hay que “orar siempre sin desanimarse” (Lucas 18, 1) y nos enseñan a orar por nuestros familiares, amigos, vecinos, e incluso enemigos y gente que todavía no conocemos. Nos inspiran a contemplar el cielo y rezar pidiendo que todos estén preparados para la Segunda Venida del Señor, sin dejar de mirar a nuestro alrededor aquí en la tierra, e implorar al Señor que todos nuestros semejantes reciban la gracia que necesitan día a día para llevar una vida recta y en paz. Y finalmente nos enseñan a no dejar nunca de elevar nuestras plegarias a Dios.

Por eso, hermano, no dejes de orar, pedir y suplicar, por muy sombría que parezca la situación en el mundo o en tu vida. Recuerda que Moisés intercedió por su pueblo con tanta insistencia que Dios cambió de parecer (Éxodo 32, 7-14); recuerda a la mujer sirofenicia (es decir, pagana) cuya fe e insistencia impresionaron tanto a Jesús que le concedió lo que ella pedía (Marcos 7, 24-30). Por último, recuerda a Santa Mónica y la perseverancia de su oración. Estos héroes de la fe nos muestran que, a veces, para lograr lo que se pide, todo lo que se necesita es un corazón bien dispuesto, la fe que uno tenga y mucha perseverancia.

Un puente que une

Dios quiere que intercedamos unos por otros

En la década de 1930, una joven polaca escribió en su diario algo de lo que había aprendido acerca de la oración de intercesión: “[Ha venido a visitarme] esta querida alma bella frente a Dios, no obstante que unas grandes tinieblas habían bajado sobre ella y no sabía defenderse.

Todo lo veía en negro. El buen Dios me la ha confiado, durante dos semanas pude trabajar sobre ella. Sin embargo, cuántos sacrificios me ha costado, solamente Dios lo sabe. Por ninguna otra alma he llevado al trono de Dios tantos sacrificios, sufrimientos y oraciones como por ella. Sentía que había forzado a Dios a concederle la gracia. Cuando pienso en todo esto, veo un verdadero milagro. Ahora veo cuanto poder tiene la plegaria de intercesión ante Dios.”

La joven en cuestión era Santa Faustina Kowalska y la “querida alma bella” por quien ella rezaba con tanto fervor era su hermana Wanda. Faustina estaba tan preocupada que se entregó del todo a interceder por ella y ¡qué maravilla fue ver luego que sus oraciones eran contestadas!

¿Qué tiene la oración de intercesión que nos lleva a todos a hacerla, aun cuando a veces pensamos —como le sucedía a Faustina— que nuestras peticiones no reciben muchas respuestas? Ofrecemos rezar por alguien, pero con frecuencia nos olvidamos de hacer realmente la oración, lo cual viene a ser casi nada más que una forma amable de desearle bien a alguien en lugar de un verdadero compromiso de hacer lo posible por “forzar a Dios” para que nos conceda lo que le pedimos.

Ahora, daremos una mirada a las bendiciones que emanan del amor de Dios cuando hacemos oraciones y súplicas de intercesión al Señor con fe y confianza. Queremos ver cómo acoge Dios nuestras oraciones, y cómo actúa él cuando ponemos nuestras necesidades y preocupaciones en sus manos. Para ello, estudiaremos algunos casos tomados de la Sagrada Escritura que hablan de la oración de intercesión.

Jesús intercedía. En cierto sentido, se puede decir que Jesús pasó prácticamente toda su vida intercediendo por sus seguidores y conciudadanos. Si no le pedía directamente al Padre que nos protegiera y nos bendijera (Juan 17, 9. 20), oraba por sus discípulos (Lucas 22, 31-32), o le pedía que nos perdonara (23, 34). Y cuando no estaba orando para que alguien sanara (Marcos 7, 33-34), le daba gracias a Dios por escuchar siempre sus oraciones (Juan 11, 41-42). En definitiva, la vida de intercesión que llevó el Señor alcanzó su punto más álgido cuando se entregó en la cruz como ofrenda y sacrificio por el pecado. Incluso ahora mismo, que está sentado en su trono de gloria, Jesús “vive eternamente para interceder” por todos y cada uno de nosotros (Hebreos 7, 25).

En la Iglesia primitiva, los fieles siguieron el ejemplo de Jesús, orando e intercediendo unos por otros. Por ejemplo, justo antes de morir, Esteban pidió a Dios que perdonara a quienes lo estaban apedreando (Hechos 7, 60). San Pablo decía que Epafras, uno de los jefes de la iglesia de Colosas y “fiel servidor de Cristo”, “siempre está rogando por ustedes en sus oraciones, para que se mantengan perfectamente firmes y entregados del todo a hacer la voluntad de Dios” (Colosenses 1, 7; 4, 12). Los primeros cristianos oraron por Pedro para que saliera de la cárcel antes de su juicio (Hechos 12, 5-6); por Pablo y Bernabé, para que tuvieran un viaje seguro (Hechos 13, 2-3); por toda la Iglesia para que tuviera la protección de Dios y la gracia de evangelizar eficazmente (Efesios 6, 18-20). También pedían por los enfermos (Santiago 5, 14-15) y para llegar a una madurez espiritual y sabiduría (Efesios 1, 16-17).

Santiago escribió igualmente acerca de la necesidad de hacer oración de intercesión, e instó a los principales de la Iglesia, y a todos los fieles, a “orar unos por otros”, porque sabía que “La oración fervorosa del justo tiene mucho poder” (Santiago 5, 16). Al parecer, todos los cristianos vivían de acuerdo con la exhortación de Pablo: “No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también” (Filipenses 4, 6).

La oración de intercesión. No cabe la menor duda de que Santiago no estaba solamente interesado en la oración de intercesión, porque su carta está llena de otras exhortaciones similares: amar al prójimo como a uno mismo, ser imparcial, proteger la lengua, resistir al diablo y muchas más. Es decir, él no esperaba que los cristianos simplemente rezaran y esperaran a que todas las dificultades desaparecieran. A los fieles nos toca hacer nuestra parte.

En efecto, las cosas que debemos hacer son muchas, pero la intercesión es diferente de todas. Cuando oramos por alguien, asumimos una especie de responsabilidad espiritual por alguien: le pedimos a Dios que actúe poderosamente en la vida de esa persona; es decir, nos aproximamos al trono de nuestro Padre celestial y tratamos de persuadirlo a que intervenga.

La oración de intercesión tiene también un elemento humano, especialmente cuando pedimos no sólo por alguien, sino también con ese alguien. Nos mantenemos junto a esa persona, tal vez tomándonos de la mano o colocando una mano sobre su hombro o simplemente inclinando la cabeza, en señal de concentración y devoción. Todos estos gestos son señales de interés, preocupación y deseo de ayudar. Hay estudios que han demostrado que este tipo de interacción tiene un efecto importante en el proceso de sanación, ya sea una curación física, la consolación de un alma atormentada, o una palabra de ánimo a quien es presa del temor y la inseguridad.

Un puente que une. Hay casos en el Antiguo Testamento en los que podemos ver cómo se combinan lo que hacemos nosotros y lo que hace Dios. Veamos un ejemplo. Nehemías era un judío exiliado que había llegado a trabajar en la corte del rey Artajerjes en Persia. Después de conseguir el permiso del rey para ir a colaborar con sus compañeros judíos en la reconstrucción de la devastada ciudad de Jerusalén, Nehemías se fue a la casa de sus antepasados.

Cuando llegó, vio que la ciudad estaba en ruinas y que el pueblo se debatía en el desaliento y la falta de esperanza. Relatando a sus compatriotas cómo Dios le había permitido regresar a su tierra para ayudar a reconstruir la ciudad, Nehemías congregó a toda la gente y les instó a emprender la monumental tarea de reparar las paredes de la ciudad. Por gracia de Dios ¡todo el mundo participó!

No obstante, a poco de iniciadas las obras, los habitantes de algunos pueblos vecinos vieron el trabajo de los judíos y comenzaron a ocasionarles problemas al punto de planear un ataque contra ellos. Enterado del peligro, Nehemías dio instrucciones a la gente de seguir construyendo y a los trabajadores que también eran soldados, que tuvieran su arma en una mano y siguieran trabajando con la otra: “Hacíamos el trabajo con la mitad empuñando lanzas desde el despuntar del alba hasta que salían las estrellas” (Nehemías 4, 15).

Esta imagen de ser un puente que une dos extremos y al mismo tiempo estar preparados para defender la ciudad nos da una idea de lo que es la oración de intercesión. Las aberturas y los vacíos que había en las murallas hacían vulnerable a la ciudad de Jerusalén, por lo que los soldados se situaron en esos lugares, listos para repeler cualquier ataque del enemigo.

Ahora bien, la Iglesia, por el hecho de estar compuesta por gente pecadora como nosotros, siempre tiene puntos débiles en sus “paredes” y otro tanto sucede con nuestras familias y amigos. Esto significa que siempre habrá una gran necesidad de que haya fieles dispuestos a situarse allí donde hay carencia o vacío y orar contra las fuerzas del pecado, la tentación y los espíritus malos.

Un abogado que entiende. Mientras intercedemos por alguien o actuamos como un “puente que une”, conviene saber que hay alguien en el cielo que intercede por sus fieles: el propio Jesucristo, nuestro Señor, que “vive perpetuamente para interceder por nosotros,” está siempre orando para que “hallemos gracia para la ayuda oportuna” que necesitamos (Hebreos 7, 25; 4, 16). ¿Por qué lo hace? Porque se compadece de nuestras luchas y debilidades. Él sabe lo que estamos sintiendo porque él también experimentó las mismas pruebas, tentaciones y sufrimientos por los que pasamos nosotros. Es precisamente por esto que en la Sagrada Escritura se le llama nuestro “gran Sumo Sacerdote.”

El Señor conoce perfectamente todo lo bueno que hacemos y también nuestras debilidades, y siempre se mantiene cerca (Romanos 8, 31). Conoce bien las heridas y situaciones que nos causan dolor y se solidariza con nosotros cuando estamos padeciendo, porque él mismo experimentó un sufrimiento extremo en la tierra, y se conduele con nosotros cuando luchamos contra la tentación y el pecado.

Por lo tanto, si tú, hermano, estás orando por alguien que trata de librarse de algún pecado determinado, o por alguien que está padeciendo una enfermedad grave o una tragedia profunda, te conviene saber que Jesús está orando también allí mismo junto contigo. Día tras día, él mismo lleva a tus seres queridos, con todas sus imperfecciones y necesidades, junto al Padre y le pide que derrame sobre ellos toda la gracia que necesitan para ese día.

Perseverar en la oración. ¡Qué bueno sería que todos cuantos lean este artículo se comprometan a hacer oración de intercesión todos los días! Sin duda veríamos que muchas más de nuestras oraciones recibirían respuestas. ¿Por qué? Porque el Señor quiere unidad y armonía en su pueblo y si hay una congregación o una iglesia donde haya muchos intercesores que persistan en la oración y recen con fe y confianza en Dios, los resultados serán notables.

Por eso, nos convendría imitar a Santa Faustina. Hagamos oración de intercesión, como si fuéramos un puente entre el cielo y la tierra, con la fe y el mismo tipo de fervor y sacrificio como para “forzar” a Dios a que nos dé una respuesta milagrosa. Y no olvidemos jamás que, en Cristo Jesús, tenemos un abogado perfecto que nunca nos abandona.

Text from The Word Among Us

Posted in Uncategorized.