Reflections

Saints & Heroes Resources

“Something’s Lost and Must Be Found!”

Praying to St. Anthony of Padua

BY: MITCH FINLEY

“Something’s Lost and Must Be Found!”: Praying to St. Anthony of Padua by Mitch Finley

St. Anthony of Padua was a great Franciscan preacher from the Middle Ages, but he is most remembered as the finder of lost or stolen objects. Even today stories are told by people who recover lost articles following prayer for the intercession of St. Anthony.

The reason for invoking St. Anthony’s help stems from an incident in the saint’s life. Anthony had a book of psalms that he cherished. Any book before the invention of the printing press was of great value, but this one also included the notes he used when he taught students in the Franciscan Order. A novice who had grown weary of the religious life decided to leave the community, and on the way out he took Anthony’s book of psalms. When the future saint noticed that his book was missing, he prayed that it would be found and returned to him. After this prayer the novice returned the book to Anthony and also returned to the order.

Anthony was born Ferdinand de Bulhoes in 1195 in Lisbon, Portugal. He was the son of a knight who served in the court of King Alfonso II of Portugal. As a boy he studied under the priests of the Lisbon cathedral. When he was fifteen, he entered an Augustinian monastery, where he was educated. He was ordained an Augustinian priest in 1219. A year or so later, he met some Franciscan missionaries on their way to Morocco to preach to the Muslims. The friars were later martyred, which so inspired Anthony that he asked permission to transfer to the Franciscan Order. It was granted, so he took the name Anthony and set off for Morocco to be a missionary. He returned the following spring because of health problems. His ship, which had been headed to Portugal, was caught in a storm so he ended up in Italy.

Anthony was assigned to work in a kitchen in St. Paul’s Monastery near Forli. One evening he was called to give an extemporaneous sermon. His preaching was so powerful that he was sent to preach all over Italy. His sermons attracted huge crowds, and soon he spent all his time preaching. In 1226 he moved to Padua. He reformed the city by attacking corruption wherever he saw it. He did all he could for the poor, struggled to abolish debtors’ prisons, and engaged in dialogue with those opposed to orthodox Christianity, frequently winning them over.

In 1231 Anthony became seriously ill and died on June 13. He was just thirty-six years old. Anthony was canonized the following year, and in 1946 he was declared a doctor of the Church by Pope Pius XII.

Excerpted from The Patron Saints Handbook by Mitch Finley (The Word Among Us Press, 2010). Available at wau.org/books

Personal Spirituality Resources

Empowered by the Spirit

Where can we, like the first believers, get the courage and conviction to evangelize?

Empowered by the Spirit: Where can we, like the first believers, get the courage and conviction to evangelize?

No doubt about it, the church today faces many obstacles. But imagine for a moment some of the obstacles that faced the first generation of Christians.

Even after Jesus’ resurrection and ascension, the apostles were still ill prepared for the task of preaching the gospel and building the church. They didn’t have any catechism or papal encyclicals to guide them. They had no church buildings, no retreat centers, and no canon law. They were pioneers on a brand new venture.

And as the stoning of St. Stephen illustrates, they also faced tremendous hostility. Still, even as opposition mounted, even as violence forced many in the Jerusalem church to scatter into other territories, the apostles kept on preaching and the church kept on growing. Times were hard, but the brothers and sisters remained determined to stay faithful to the Lord and to each other. They even rejoiced when they were persecuted (Acts 5:41)!

How could this possibly be the case? Where did the first believers get such courage and such conviction?

How Can This Be? The short answer is the Holy Spirit. From the day of Pentecost, people were being filled, even intoxicated, by the Spirit of God. This dramatic outpouring changed their lives as they experienced God in a whole new way. Through the Spirit, Peter preached boldly about Jesus to all who would listen (Acts 2:22-38; 3:12-16). Through the same Holy Spirit, the apostles began to perform miracles of healing and deliverance—even from a distance (Acts 3:7; 5:12-16).

All this began to happen not long after Jesus had ascended into heaven. So the apostles’ memories of their time with the risen Lord, combined with the outpouring of Pentecost, combined with all the miracles that followed, made the first believers passionate about their calling. They wanted to give everything they had to proclaiming the gospel. What’s more, they wanted to dedicate themselves to becoming a people set apart for the Lord, a people he could call his own.

Perhaps this prayer depicted by Luke in the Book of Acts best sums up the disposition of the believers: “Sovereign Lord, maker of heaven and earth and the sea and all that is in them, . . . enable your servants to speak your word with all boldness, as you stretch forth your hand to heal, and signs and wonders are done through the name of your holy servant Jesus” (Acts 4:24-30). Given their own expectation, along with God’s deep desire to build up his church, it’s no wonder that as they prayed this way, “the place where they were gathered shook, and they were all filled with the holy Spirit and continued to speak the word of God with boldness” (4:31).

How Did They Evangelize? So how did the apostles and the first Christians go about fulfilling their call to preach the gospel and build the church? When it came to talking about Jesus, they certainly had their hands full. They knew Jesus personally. They saw his miracles. And the threats against them didn’t scare them off. But it was a different story for the people they were reaching. This next generation had never seen Jesus. They had never heard him preach or seen him perform any miracles. To a large degree, all they had to go on were the words of the apostles.

That meant that the apostles had to be as clear as possible when they proclaimed their message. They not only had to tell the story of Jesus, including his death and resurrection; they had to explain what it all meant for their listeners. In other words, they had to explain Jesus and explain their call to repentance and conversion!

While this may sound easy at first, a look at the apostles’ preaching in the Book of Acts shows how many hurdles they faced. Let’s take a look at some of the ways they presented their message and how their message was received.

Exalted from Death to Life. As we said above, the first thing the apostles focused on were the facts about Jesus, especially the amazing fact that Jesus died and rose from the dead. Acts gives us at least four times that Peter alone talks about the resurrection as the center of the gospel. If this is a key to the “major speeches” of Peter in Acts, you can just imagine how often he spoke about it in his everyday conversations with the new converts!

At Pentecost, Peter announced, “This man, delivered up by the set plan and foreknowledge of God, you killed, using lawless men to crucify him. But God raised him up, releasing him from the throes of death” (Acts 2:23-24). Later, Peter tells his listeners: “The author of life you put to death, but God raised him from the dead” (Acts 3:15; 5:30; 10:39-40). But they didn’t stop at the resurrection. For the Jews, God resides in the heavens, “above” our earthly homes. This means that if God raised Jesus from the dead, he also exalted him to heaven, thus showing that Jesus was not just another man. He was the Son of God, sent from heaven to save us and raised to heaven again, now glorified and exalted above all else.

So just as God’s only Son came from heaven, he has returned to heaven. An early hymn celebrates Jesus being “greatly exalted” and receiving “the name that is above every name” (Philippians 2:9). And the Letter to the Hebrews tells us that “it was fitting that we should have such a high priest: holy, innocent, undefiled, separated from sinners, higher than the heavens” (Hebrews 7:26).

We Are Lifted Up with Jesus. As they preached in this way, the apostles were clear that Jesus’ exaltation was more than just a fact of history. Implicit in this historical fact is a spiritual promise for all who believe and are baptized into Jesus’ resurrection: We can be raised up as well! In fact, it was this promise that motivated the first disciples to follow Jesus so faithfully. The promise of complete forgiveness, the promise of a new life of intimate union with God, as well as the promise of eternal life in heaven, excited them and captured their hearts. They wanted nothing more than to tell everyone about the possibility of experiencing the power of Jesus in their lives both now and forever—the same power that they themselves had begun to experience.

St. Paul probably summed up these promises best of all in his letters. He wrote that those who are buried with Christ by baptism will be united with him in a resurrection like his (Romans 6:5). He also spoke about the dead being raised imperishable and how we will all be changed, becoming incorruptible. He spoke about how the sting of death has been removed through the victory of Jesus over death itself (1 Corinthians 15:50-58). And what’s more, he spoke about how these promises begin now, even before death (Romans 8:11).

Everything Is Possible. In a situation that seemed so bleak, the church was born—and it thrived. This most unlikely of outcomes tells us that if we learn the words and works of Jesus, if we place our hope and trust in him, and if we ask the Holy Spirit for grace—grace to live in Christ, grace to evangelize, and grace to be instruments of healing—untold blessings will flow. Everything is possible for those who believe in Jesus!

Personal Spirituality Resources

Believe the Impossible!

The Holy Spirit can show us how.

Believe the Impossible!: The Holy Spirit can show us how.

In Lewis Carroll’s novel “Alice’s Adventures in Wonderland,” he tells the story of a young girl who falls down a rabbit hole into a fantasy world.

At one point in the story, Alice says: “There’s no use trying, one can’t believe impossible things.” But the Queen disagrees with Alice, saying: “Sometimes I’ve believed as many as six impossible things before breakfast.”

How many impossible things have you believed today? Logic tells us that the Trinity is an impossibility—how can there be three distinct persons in one God? Logic tells us that it is impossible for a virgin to conceive a child or for an ordinary piece of bread to become the body of Christ. Logic might even tell us that it is impossible for the eternal, divine, Holy Spirit to live in human hearts.

But all these points only serve to show the limitations of human logic when it comes to the realm of faith. Put simply, sometimes we just have to take Jesus at his word. There are times, in fact, when he wants us to believe the impossible, for “What is impossible for human beings is possible for God” (Luke 18:27).

Thank God for the Sacrament of Confirmation! For confirmation gives us the grace to be more connected to the Holy Spirit. And it’s the Holy Spirit who helps us to grasp and believe truths that are impossible for us to accept on the basis of logic alone.

Demonstrations of Power. In his first Letter to the Corinthians, St. Paul wrote that the gospel is not grounded in persuasive words but in a “demonstration of spirit and power, so that your faith might rest not on human wisdom but on the power of God” (1 Corinthians 2:4-5).

When we think about demonstrations of the Holy Spirit, we often think of “impossible” things like miracles and extraordinary signs and wonders. But as exciting as these may be, they are not everything that Paul meant by “demonstrations of spirit and power.” For Paul and for all the apostles, every time a person was converted, it was a demonstration of divine power. It was by the working of the Holy Spirit that thieves, prostitutes, and adulterers turned from sin. It was nothing short of miraculous each time a new church was brought into being and people began to live together as brothers and sisters in Christ. When people like Timothy and Priscilla and Aquila gave up their ordinary routines and devoted themselves to serving the Lord, it was because the Holy Spirit was at work. He had given them a new vision for their lives, and they embraced it, with all the challenges it involved.

Brothers and sisters, the Holy Spirit can do in us what he did in the first believers! We can all experience his power—and we can all give the world demonstrations of that power. It happens as we spend time with Jesus and learn to yield to his Spirit. It happens as we let the Spirit change our hearts over time, helping us show his kindness and generosity. It happens every time we treat someone with the love and honor that God has for them. It happens every time we let Jesus use our hands and feet to sow seeds of faith, inspiration, and unity in our church. It happens whenever we welcome the Spirit to be with us as we are praying with someone or encouraging someone to open his or her heart to God.

The Mystery of God’s Wisdom. If we want to see our ordinary acts of kindness and service be turned into demonstrations of God’s power, we will need to be open to what St. Paul calls “God’s wisdom,” which is “mysterious” and “hidden” (1 Corinthians 2:7). As we understand and experience this divine wisdom, we will find ourselves filled with his power. The two go hand in hand.

So what is this mysterious wisdom that the Spirit wants to convey to us? It’s the knowledge that God has something marvelous in store for those who love him (1 Corinthians 2:9). It’s the revelation that God’s plan for our lives includes our being glorified with him in heaven (2:7). According to Paul, this wisdom comes only to those who have the Spirit of God and are open to the Spirit’s revelation. For nonbelievers and Christians who are not seeking the Spirit, this plan is folly. Either it doesn’t make sense, or it seems irrelevant.

Can you see why the Sacrament of Confirmation is so important? It is through the release of the Holy Spirit that we can begin to grasp God’s plans and purposes in our lives. It is also through the gifts of the Spirit that we can take up our role in seeing that glorious plan unfold in our lives. And so the Spirit is constantly urging us to build our relationship with God through prayer and the sacraments. He is constantly urging us—and empowering us—to serve the Lord and build up the church. He is constantly urging us to put off our old self with its moodiness, anger, self-centeredness, and the like and to take up our new self—grounded in love, patience, self—grounded in love, patience, generosity, and understanding (Ephesians 4:22-24; Colossians 3:5- 14; Philippians 3:13-16).

According to St. Paul, “No one knows what pertains to God except the Spirit of God” (1 Corinthians 2:11). It may seem that Paul is telling us that we’ll never understand God’s plan—only the Spirit can grasp it. But in the next breath, he tells us that God has poured out the Spirit “so that we may understand the things freely given us by God” (2:12).

So Much More! The Holy Spirit wants to show us! He wants to open our eyes to the mysteries of God— and not just the promise of eternal life. The Holy Spirit wants to give us so much more! He wants to give us everything we need to live a spiritual, godly life every day of our lives, until that final day when our Father welcomes us into the eternal life he has prepared for us from the very start of creation.

So what other things does the Spirit want to do for us? He wants to guide us and teach us (John 14:26). He wants to give us the right words when we try to witness to the Lord (Luke 12:2). He wants to “help us in our weakness” and teach us how to pray. He even wants to pray with us (Romans 8:26)! He wants to show us that God’s covenant with us is everlasting, that it is a covenant based on God’s unconditional love and his boundless mercy (Hebrews 10:15-18).

Best of all, the Holy Spirit wants to tell us that we are children of God. He wants to join with our spirit and cry out: “Abba! Father!” (Romans 8:15). Too often we think of God as a harsh and distant judge who looks down from heaven, ready to condemn us for every sin we commit. Too often we see him as a heavenly police officer just waiting for the opportunity to punish us. But that’s not who God is at all. That view of God is completely opposed to the way Jesus spoke about him. It is completely opposed to the way the Holy Spirit has revealed him to men and women throughout time.

Our heavenly Father loves us deeply. In fact, Paul tells us, there is nothing that can separate us from his love (Romans 8:39). Even when we separate ourselves from him through sin, he doesn’t separate himself from us. This is the one thing that the Holy Spirit wants to make perfectly clear each and every day: God loves you! If you remember just one point from this article, remember this: Through the Sacrament of Confirmation, the Holy Spirit affirms in our hearts that God loves us. We are his children. He is always at work for our good.

In Step with the Spirit. Jesus was “full of the Holy Spirit” (Luke 4:1). Likewise, Mary, Peter, Stephen, Barnabas, Paul, and many others were full of the Spirit (Luke 1:35; Acts 4:8; 7:55; 11:24; 13:9). And because of the Sacrament of Confirmation, we can be too. People who are full of the Spirit know the height, width, and depth of God’s love (Ephesians 3:18). They know that God has prepared a place for them in heaven. They know that even now, God is at work helping them through the journey of life. They know all of this because the Holy Spirit has pressed it on their hearts.

It sounds impossible. It sounds incredible. It sounds too good to be true. But this only goes to show how generous and kind our heavenly Father is. St. Paul said it best: “What eye has not seen, and ear has not heard, and what has not entered the human heart, what God has prepared for those who love him”—This is what “God has revealed to us through the Spirit” (1 Corinthians 2:9,10).

Prayer Resources

Experiencing the Spirit

Expect the Holy Spirit to act powerfully in your life!

BY: BERT GHEZZI

Experiencing the Spirit : Expect the Holy Spirit to act powerfully in your life! by Bert Ghezzi

“You will receive power when the holy Spirit comes upon you, and you will be my witnesses . . . to the ends of the earth.” —Acts 1:8

Reflection

Just before Jesus ascended to his Father, he made a striking promise to his disciples. He told them that they could expect to have a powerful experience of the Holy Spirit. He said that empowered by the Spirit, they would be equipped to bear witness to him throughout the earth. Jesus intended his promise of the Holy Spirit to extend to all of his disciples, including those of the twenty-first century. That means that today’s Christians should have a dual expectation: we should expect to experience the Holy Spirit’s power in our lives, and we should expect him to work through us to draw others to Christ and his Church.

Application

You received the Holy Spirit when you were baptized and confirmed. He really came into your life, but you may not have experienced his presence or power. If that’s the case, you should recommit your life to Jesus. Tell him that you give yourself to him and want him to release the Holy Spirit in you so fully that you can tell he is at work in you.

Blessing

May you come to receive the fullness of the Spirit, experience his presence and power, and by his grace become more effective in sharing the Good News.

Prayer

Lord Jesus, I believe that you are the Son of God and that you gave your life for me. I commit my life to you and ask you to fill me afresh with the Holy Spirit and his gifts.

Read more of Bert Ghezzi’s reflections in his book Prayers to the Holy Spirit: Power and Light for Your Life (The Word Among Us Press, 2014). Available at wau.org/books

Español

 

Junio 2017 Edición

Ven a mi presencia

Sólo abre la puerta

Haz un alto por un momento ahora mismo y medita en la portentosa obra de Dios que se ve en la creación de todo lo que existe. Contempla el cielo en un día despejado y lejos de las luces de la ciudad. Es hermoso, ¿no es cierto?

Y las flores que hacen un deslumbrante despliegue de colores tan hermosos y perfectos cuya belleza ningún artista podría reproducir. Piensa en un lago de aguas profundas y apacibles en las montañas: ¿hay acaso algo más fabuloso que esa fuente de agua reluciente como un espejo que refleja la belleza de todo lo que hay a tu alrededor?

Finalmente, colócate delante de un espejo y considera con calma la corona de la creación de Dios: el ser humano. ¡Somos una obra maravillosa! ¿No te parece asombrosa la manera tan intrincada cómo funciona la mente humana? ¿No son sorprendentes todos los detalles visibles y ocultos que tiene el cuerpo humano?

Algunos piensan y afirman que la creación fue un hecho que sucedió simplemente como resultado de una explosión, que no es más que un acontecimiento ocurrido al azar. Pero hay algo dentro de nosotros que nos dice que este asombroso universo tiene una historia mucho mejor que eso. De alguna manera, no es difícil percibir la mano cariñosa de un Dios invisible detrás de toda la portentosa belleza que nos rodea.

San Pablo escribió una vez lo siguiente: “lo invisible de Dios se puede llegar a conocer, si se reflexiona en lo que él ha hecho” (Romanos 1, 20). Para el apóstol, esta no era más que la percepción de “un sentido”, algo lógico, de lo cual se puede deducir que debe haber un Dios detrás de todo esto, un Dios eterno y bondadoso.

Una cosa es saber algo acerca de Dios ponderando las maravillas de la creación, pero otra totalmente distinta es conocerle mediante una revelación personal. Nuestro artículo anterior tuvo el tema constante de la revelación en las cartas de San Pablo y del poder de esa revelación para transformar nuestra vida. En este artículo analizaremos cómo puede uno experimentar esta revelación. Si la obra principal y prioritaria de Dios es lograr la transformación de la persona humana, ¿cómo puedo yo ser transformado?

“Que ustedes sean llenos.” San Pablo escribe acerca de las esperanzas que tiene para la iglesia de los colosenses: “no hemos dejado de orar por ustedes y de pedir a Dios que les haga conocer plenamente su voluntad y les dé toda clase de sabiduría y entendimiento espiritual” (Colosenses 1, 9). Desde el punto de vista de Pablo, la sabiduría y el entendimiento humanos tienen sus límites, especialmente en lo que se refiere a la vida espiritual. Para él, también necesitamos la sabiduría espiritual —lo que llamamos la “revelación”— para llevar a cabo los designios de Dios para nosotros y para su Iglesia.

Después de describir cuál es su oración por los colosenses, Pablo pasa a explicar lo que él piensa que acontecería en ellos como resultado de esta revelación: que ellos “podrán portarse como deben hacerlo los que son del Señor, haciendo siempre lo que a él le agrada, dando frutos de toda clase de buenas obras y creciendo en el conocimiento de Dios. Pedimos que él, con su glorioso poder, los haga fuertes; así podrán ustedes soportarlo todo con mucha fortaleza y paciencia, y con alegría darán gracias al Padre” (Colosenses 1, 10-12).

Según Pablo, la revelación que da el Espíritu Santo ha de llenar nuestra mente de un nuevo entendimiento de la voluntad de Dios, y eso nos debe llevar a un encuentro con la gloria de la divinidad. Esto es diferente del conocimiento intelectual que se puede obtener a un nivel puramente humano, precisamente porque el entendimiento que viene a través de la revelación también penetra en el corazón, es decir, el alma, y transforma y educacon la misma fuerza poderosa.

Amor y conocimiento. ¿A qué se debe que Pablo dedicó tanto tiempo y esfuerzo a enseñar acerca del conocimiento? Al parecer, los colosenses valoraban el conocimiento, pero solamente a nivel humano y aplicaban los conceptos humanos para entender la vida de la fe. Muchos habían experimentado a Dios profundamente en su vida, pero algunos pensaban que el mejor modo de complacerlo era adoptar un elaborado calendario de observancias rituales —“días de fiesta, lunas nuevas o sábados”— que les ayudaran a regular su vida de oración (Colosenses 2, 16). Pablo se dio cuenta de que estos creyentes, aunque eran sinceros, se engañaban al preocuparse tanto de sus ceremonias rituales que perdían de vista a Jesús mismo, que es “la cabeza, la cual hace crecer todo el cuerpo… conforme al plan de Dios” (2, 19).

Pero lo que quería Pablo era que los colosenses crecieran en la santidad profundizando primero su relación con el Señor, de modo que ellos pudieran aceptar de corazón los planes de Dios.

Lo mismo sucede con nosotros. La gracia de la revelación tiene el propósito de ayudarnos a abrir el corazón para recibir los misterios de Dios, de habilitarnos para cambiar de actitudes y conducta. Por su propia experiencia y cuando observaba cómo iban creciendo las diversas comunidades cristianas, Pablo aprendió que el crecimiento espiritual está directamente vinculado con la revelación; vale decir, la clave es entrar en la presencia de Dios y experimentar su amor de un modo personal y transformador.

Sabemos que cada persona conoce el amor de una forma u otra: el amor de los padres, el amor de los esposos, el amor en la familia o el cariño entre los buenos amigos. También sabemos que estos tipos de amor condicionan nuestra forma de pensar y actuar. En este sentido, todas estas dimensiones del amor son similares al amor de Dios que nos llega cuando estamos dispuestos a recibir la revelación divina; pero la transformación que causa el amor de Dios es mucho más profunda y nos hace cambiar el concepto que tenemos de nosotros mismos y del mundo en un plano mucho más profundo.

El amor humano es, por lo general, frágil e inestable; va y viene; es susceptible a las ofensas, los engaños y las traiciones. En cambio, el amor de Dios es constante e inmutable; siempre nuevo y rejuvenecedor. Es estimulante y vivificador, no sólo por la manera como nos hace sentir, sino también por los nuevos horizontes que abre para los fieles; también, porque nos hace comprender quiénes somos realmente los cristianos devotos y por qué estamos aquí en el mundo. Cuando experimentamos el amor de Dios, todo lo demás pasa a segundo plano, y entramos en una experiencia de arrobamiento espiritual que las palabras no pueden explicar, una experiencia que nos transforma por completo.

Cómo entrar en la presencia de Dios. Aun cuando es posible experimentar la presencia de Dios sin realmente buscarla intencionalmente (recordemos la historia de Saulo en el camino a Damasco, Hechos 9, 3-9), es mucho más común tener una experiencia de Dios cuando uno está en oración. Esto fue lo que le sucedió a San Francisco de Asís, San Ignacio de Loyola, Santa Faustina Kowalska y tantos otros. Veamos entonces cómo podemos nosotros predisponernos mejor para percibir la presencia del Altísimo y tener una experiencia transformadora.

Buscarlo apasionadamente. Debido a las numerosas exigencias de la vida diaria, es común que llevemos una vida que siga una rutina demasiado estricta; es decir, un rígido horario de deberes, obligaciones y actividades diarias. Cuando esto sucede, podemos llegar a ser muy legalistas, como los colosenses, y perder de vista el objetivo más importante de la fe: arraigarnos en una experiencia personal del amor de Cristo. Si te parece que tu oración se ha vuelto algo mecánico o estéril, invoca al Señor y dile algo como: “Señor mío Jesucristo, quiero conocerte más. Lléname, Señor, de tu amor y transfórmame como tú quieras, porque tuyo soy.” En realidad, nos conviene acudir al Señor de esta manera durante todo el día, pero más aún cuando estamos haciendo oración.

Distracciones. Otro modo de disponerse mejor a encontrarse con el Señor es evitar las distracciones que nos llegan de todas partes. Para muchos de nosotros, la dificultad para concentrarnos en la oración radica en que la mente se nos vuela de un lado a otro. Es difícil tener una conciencia clara de la presencia del Espíritu Santo cuando estamos preocupados por todas las cosas que tenemos que hacer en el día. Pero el Señor quiere ayudarnos a fijar la atención en su divina presencia y rechazar todos los pensamientos que nos distraen. Algunas personas prefieren rezar con un amigo o con su cónyuge; otras optan por escuchar una suave música de fondo o levantarse más temprano e ir a un lugar tranquilo para estar con el Señor.

Sea como sea que trates de evitar las distracciones, ten por seguro que el Señor está haciendo su parte. Y si comienzas a distraerte, no te desanimes, y trata de enfocar tu atención nuevamente en Cristo. Con el tiempo, irás adquiriendo una disciplina de apertura en la oración cuyos resultados serán asombrosos.

Arrepentimiento. Así como el barro, las hojas u otros objetos obstruyen un desagüe, los pecados no confesados obstruyen nuestra relación con Dios. Si tenemos dificultad para experimentar la presencia de Dios cuando rezamos, puede deberse a que el Señor quiera que nos arrepintamos de algo. Por eso, conviene hacerse un examen diario de conciencia y arrepentirse de cualquier falta, grande o pequeña, que uno haya cometido y pedirle a Dios la gracia de no volver a caer. Así pues, pídele al Espíritu Santo que te muestre lo que hay en tu mente y en tu corazón. Procura recibir el Sacramento de la Reconciliación tan a menudo como puedas y recuerda que el arrepentimiento tiene la virtud de elevar tu espíritu para recibir el perdón y la misericordia de Dios, y que la misericordia tiene el poder de ablandar el corazón y disponernos a recibir un amor que nunca falla.

Abre la puerta. Jesús desea mucho que nos acerquemos a su lado; quiere que vengamos a su presencia para que él derrame su amor sobre aquellos que lo amamos. En efecto, esto es lo que nos dice cada día: “Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos” (Apocalipsis 3, 20). Levántate, pues y abre la puerta. ¡Deja que Jesús cambie tu corazón y tu vida!

Junio 2017 Edición

Una transformación completa

El cristianismo no es sólo rezo y meditación

Al principio de su Carta a los Colosenses, San Pablo indica que el primer paso en nuestro camino de fe es entrar en la presencia del Señor mediante el poder del Espíritu Santo (Colosenses 1, 9-12).

Pablo sabía que esta era la única forma de encontrar la transformación que el Señor quiere llevar a cabo en nosotros. En este artículo procuraremos señalar algunos de los cambios que posiblemente lleguemos a experimentar si buscamos a Dios y el poder de su revelación de una manera decidida.

Conocimiento espiritual. “No hemos dejado de orar por ustedes y de pedir a Dios que los haga conocer plenamente su voluntad y les dé toda clase de sabiduría y entendimiento espiritual… y… conocimiento de Dios.” (Colosenses 1, 9. 10)

Querido hermano, si tú quieres entrar en la presencia del Señor, entonces naturalmente dedica tiempo a aprender más sobre Jesús. Averigua todo lo que puedes acerca de la Persona a quien te diriges en la oración. Lee y estudia la Sagrada Escritura. Escucha pláticas o lee libros que te ayuden a rezar mejor. Aprende más sobre tu fe estudiando el Catecismo de la Iglesia Católica o leyendo las biografías de los santos. Prepárate un plan de todo un año para estudiar y leer temas sobre la fe cristiana que te ayuden a desarrollar una base de conocimientos que te sirva como fundamento doctrinal para toda tu vida.

Conforme vayas creciendo en el conocimiento de Jesús, recuerda siempre que tan importante como eso es dedicarle tiempo al Señor en la oración. Pídele que te muestre como piensa él, cómo ama y cuáles son sus designios, tanto para el mundo como para ti mismo. Pablo les explicaba a los colosenses que la fe no es sólo la búsqueda de un conocimiento intelectual, sino una relación personal; no se trata tanto de saber acerca de Jesús, sino de conocerlo a él.

¿Recuerdas a San Ignacio de Loyola? Estaba en cama recuperándose de una herida recibida en la batalla y como no tenía otros libros a su alcance, comenzó a leer la Imitación de Cristo y diversas historias sobre los santos. Y mientras leía, el Espíritu Santo iba actuando. Poco a poco, todo el concepto de la vida que él tenía cambió, y así pasó de soñar con buscar la gloria militar en las batallas a soñar con hacer cosas gloriosas para Jesús. Y mientras soñaba así, el Espíritu actuaba en su corazón, mostrándole el amor de Dios, animándole a perseverar y llenándole de alegría. Con el tiempo, a medida que Ignacio aprendió a escuchar al Espíritu y obedecer sus impulsos, sus sueños se fueron haciendo realidad.

San Pablo decía que él quería “conocer a Cristo, sentir en mí el poder de su resurrección” (Filipenses 3, 10). Pablo ya conocía a Jesús y bastante bien en realidad. Entonces, ¿qué es lo que quería decir? Simplemente que quería conocerlo más y mejor. Así sucedió que conforme Pablo fue descubriendo más realidades sobre la Persona de Cristo, su vida fue cambiando cada vez más. Igualmente, mientras más experimentaba una intimidad profunda con el Señor, más quería aprender de él e imitarlo mejor.

Lo que les sucedió a Ignacio de Loyola y Pablo también puede suceder con nosotros. Cada día, podemos tratar de ampliar y profundizar el conocimiento que tenemos de Jesús, tanto en forma intelectual como por experiencia personal, y este conocimiento nos puede ir cambiando cada día más en la imagen del Hijo de Dios.

Dar fruto. “No hemos dejado de orar por ustedes y de pedir a Dios que los haga conocer plenamente su voluntad… dando frutos de toda clase.” (Colosenses 1, 9. 10)

No hay duda alguna de que el Señor quiere que sus fieles crezcan en sabiduría y entendimiento. Pero la vida cristiana no se limita a la oración, la meditación y el estudio. En efecto, Jesús también quiere que los creyentes seamos reflejos de su gloria para los demás; quiere que compartamos su amor con la gente de una manera práctica, que inspire a otros a buscarle también.

Todo este proceso comienza cuando damos el fruto “interior” del Espíritu: amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad (Gálatas 5, 22-23), que es una potente demostración de que vamos adquiriendo la semejanza de Jesús. El fruto del Espíritu nos hace cambiar el modo de pensar y actuar que hemos tenido en el pasado: de la cólera al amor, de la dureza a la bondad, del orgullo a la humildad, etcétera.

Pero esto es apenas el principio. Con el tiempo, la transformación interior comienza a manifestarse en lo que hacemos externamente y en nuestra forma de tratar a la gente que nos rodea. O sea, que el cambio interior lleva a la acción externa. Así es como percibimos el impulso de salir a trabajar para hacer discípulos, construir la Iglesia y servir en nuestra comunidad.

Pedro animaba a sus lectores a amarse mutuamente “con un corazón puro y con todas sus fuerzas” (1 Pedro 1, 22). Pablo por su parte sintió que el amor de Cristo lo llevaba hacia el mundo (2 Corintios 5, 14-15). Tal vez Santiago lo dijo de la mejor manera cuando expresó que la fe sin obras está simplemente “muerta” (Santiago 2, 26).

Al igual que estos grandes héroes de la fe, nosotros también nos sentiremos urgidos a poner por obra las palabras de Jesús en el Sermón de la Montaña: “Procuren ustedes que su luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que ustedes hacen, todos alaben a su Padre que está en el cielo” (Mateo 5, 16).

El poder del Señor. “Pedimos que él, con su glorioso poder, los haga fuertes; así podrán ustedes soportarlo todo con mucha fortaleza y paciencia.” (Colosenses 1, 11)

Había una vez un niño cuyos compañeros de clase se burlaban de él porque era más pequeño y más débil que ellos. Cada día después de la escuela, los muchachos bravucones arrinconaban a este niño, lo tironeaban y le daban empujones y puñetazos. Pero un día, el padre del muchacho le dijo: “Mañana todo será diferente.”

Al día siguiente, terminada la escuela, los matones se escondieron tras los arbustos y esperaban al niño como de costumbre. A la hora señalada, salieron y comenzaron a presionar al muchacho, pero de repente se pararon en seco, se dieron media vuelta y huyeron asustados. ¿Qué había pasado? ¡El padre del muchacho venía tras él! Estando solo, el niño era tímido y quedaba a merced de los matones; pero cuando su padre lo acompañaba, tenía plena confianza. De modo similar, el Señor quiere comunicarnos su poder y su fortaleza. Él sabe que cuando estamos solos quedamos a merced de los bravucones de la vida espiritual: la naturaleza humana caída, el diablo y el mundo.

Pablo decía que él quería conocer el poder de la resurrección de Jesús (Filipenses 3, 10). ¿Dónde vemos que este poder se manifiesta más claramente? En el Pan de Vida. Cuando recibimos el Cuerpo y la Sangre de Cristo con el corazón bien dispuesto podemos descubrir el poder divino que puede transformarnos, el poder que nos ayuda a resistir la tentación; el poder para llevar una vida de entrega a Cristo Jesús. Es el poder para amar a los demás tan profundamente como el Señor nos ama a nosotros.

Poco antes de ascender al cielo, el Señor les dijo a sus apóstoles: “Cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mí… hasta en las partes más lejanas de la tierra” (Hechos 1, 8). Sabemos que el hecho de vivir en este mundo significa que habrá épocas de conflicto, tensión y privación, como también épocas de tranquilidad, paz y prosperidad. Sabemos que si queremos salir airosos en los tiempos de dificultad y todavía complacer al Señor, tendremos que ser capaces de resistir la adversidad. Y en esto es precisamente para lo que necesitamos la Eucaristía: cuando recibimos el Pan de Vida, le estamos pidiendo al Espíritu Santo que nos llene de su fuerza y su poder; le estamos diciendo al Espíritu que necesitamos que él camine junto a nosotros y sea nuestro protector y nuestro guía.

Una vida alegre. “Con alegría darán [ustedes] gracias al Padre.” (Colosenses 1, 11. 12)

Hay una cosa cierta que sucede cuando entramos en la presencia del Señor: nos llenamos de un profundo sentido de gratitud. ¿Por qué? Porque dar gracias es la respuesta lógica y natural que brota del corazón cuando uno recibe algo muy valioso y que no merece.

Había una señora que tenía dificultades con su marido. No era nada grave, pero a ella le parecía que ambos se iban distanciando y que las ocasiones de discusiones y peleas iban creciendo. Una amiga le sugirió que comenzara a ir a Misa diariamente y hacer oración personal cada día. Ella empezó a hacerlo y pronto se dio cuenta de que deseaba quedarse en la presencia del Señor cada vez más.

Estos dos pequeños cambios de conducta produjeron una profunda transformación en la vida de esta señora. Sin siquiera darse cuenta, ella adquirió una mayor seguridad acerca del amor de Dios y esa seguridad le hizo tener una actitud más despreocupada en casa y una sonrisa más amplia y frecuente. Tal vez ella no se dio cuenta de su cambio de conducta, pero su marido sí lo notó y esto marcó una diferencia notable en el hogar. La paz y la confianza que el marido percibía en ella le hizo sentirse feliz, y le ayudaba a soportar mejor sus problemas personales y poco a poco se le empezó a ablandar el corazón. Intrigado por el cambio, comenzó a ir a Misa con ella. ¿Resultado? No sólo se renovó y se fortaleció el matrimonio, sino que los dos juntos se acercaron más al Señor.

Cuando uno está en la presencia de Dios puede empezar a ver todo lo que el Señor ha hecho para sus fieles, y no sólo el hecho de que él nos perdona los pecados y nos rescata de la muerte, sino que percibimos la inmensidad de la misericordia y la gracia que Dios nos manifiesta. Vemos la familia y las amistades que Dios nos ha dado; vemos las bendiciones que nos ha prodigado y las muchas veces que nos ha bendecido y socorrido en tiempos de enfermedad o tribulación. Pero hay algo más que sucede: nuestras actitudes también cambian, porque descubrimos que tenemos una disposición más alegre y despreocupada, y nos sentimos reanimados en todo porque sabemos que nuestra vida está en manos de Dios y que él siempre nos protege.

Que Cristo crezca en ti. La maravillosa oración que hace San Pablo (Colosenses 1, 11-14) es para todos los fieles, no sólo para la antigua iglesia de Colosas. Esta plegaria, que es de tono alentador, sintetiza la esencia de la vida cristiana: buscar al Señor; experimentar su revelación y su amor; dejar que él cambie el corazón de sus fieles; formar comunidad con los demás fieles en la Iglesia, y luego salir a compartir las bendiciones recibidas con familiares, amigos y conocidos, e incluso desconocidos. Esta es nuestra vocación; nuestro camino de santidad; el camino de la transformación. ¡Que Dios te bendiga y te traiga a su presencia cada día más!

Junio 2017 Edición

De gloria en gloria

La promesa de la transformación espiritual

“Todos nosotros —escribió San Pablo— ya sin el velo que nos cubría la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Señor, y vamos transformándonos en su imagen misma, porque cada vez tenemos más de su gloria, y esto por la acción del Señor, que es el Espíritu” (2 Corintios 3, 18).

Al pensar por primera vez en estas palabras de San Pablo, tal vez nos parezca que ese es un objetivo un poco ilusorio e irrealista, ¿llegar a ser como el santísimo y eterno Hijo de Dios? Probablemente lo pensamos así porque estamos demasiado conscientes de nuestras propias limitaciones, pecados y debilidades, y además, porque vivimos en una sociedad que tiende a minimizar o subestimar las expectativas de las personas: “Tú no tienes educación suficiente”, “No serás capaz de emprender el negocio sin más capital”, etc.

Lo mismo sucede en la vida espiritual. Tal vez tenemos sueños y esperanzas de llegar a ser algo grande; quizás buscar la pureza de vida y un propósito bien definido de agradar a Dios más allá de las expectativas diarias; pero la corriente del mundo nos desanima porque nos asegura que tener ideales como esos no es más que una quimera, castillos en el aire, y que la “vida real” es cruel, fría, indolente y que no debemos esperar más que una vida mediocre.

Sin embargo, si leemos con atención la Sagrada Escritura, y especialmente las enseñanzas de San Pablo, vemos que la médula misma de la vida cristiana es la transformación espiritual. San Pablo, San Pedro y los demás apóstoles entendieron que Jesús no vino a nuestro mundo sólo para perdonar los pecados. A medida que iban recordando las enseñanzas y acciones de Jesús y reflexionando sobre sus propias experiencias, llegaron a comprender que el Señor había venido para que todos, hombres y mujeres, fueran una nueva creación, vale decir, dar a todos los creyentes el poder de vivir como personas espirituales, como hombres y mujeres “conectados” con el cielo mientras vivieran en la tierra.

En esta edición de la revista, estudiaremos las enseñanzas de San Pablo para ver qué fue lo él enseñó acerca de esta transformación espiritual. También veremos cómo fue que Pablo llegó a tener la plena seguridad de que cada creyente podía ser transformado y elevado por el Espíritu de Dios.

San Pablo y el Espíritu Santo. Lo que Pablo dijo acerca de irse transformando en una imagen de Cristo “cada vez más gloriosa”, o “de gloria en gloria” como dicen otras traducciones (2 Corintios 3, 18), no fue una sola afirmación que él hizo por inspiración poética. En una carta tras otra, cualquiera fuese la situación a la que se refiriera, Pablo instaba a sus lectores a dejar que el Espíritu Santo forjara esta transformación en su vida. De hecho, probablemente podríamos decir que Pablo vio que esta acción del Espíritu era la solución para los problemas que afrontaban los creyentes.

En su Carta a los Gálatas, por ejemplo, Pablo les reprochó a los creyentes el pensar que tenían que someterse a la Ley judía a fin de completar su salvación. “¡Gálatas, duros para entender! —les dijo en un arrebato de molestia— que habiendo comenzado con el Espíritu quieren ahora terminar con algo puramente humano?” (Gálatas 3, 1. 3). Pablo veía que, al tratar de cumplir la Ley de Moisés, los gálatas trataban de conocer más íntimamente al Señor mediante el esfuerzo humano. Les decía que no entendían que, habiéndose iniciado con gran confianza en la obra transformadora del Espíritu Santo, estaban ahora dándole la espalda al Espíritu y tratando de hacer todo el trabajo ellos mismos. La fe, la confianza y la entrega personal—les escribió Pablo—son la llave que abre la puerta hacia una vida transformada, no la observancia legalista ni la confianza únicamente en lo que la persona haga o deje de hacer.

El mensaje de Pablo a los cristianos de Éfeso era similar, aunque los desafíos que afrontaban éstos eran muy diferentes. Al parecer, los efesios no tenían que resolver una crisis grave ni una controversia muy importante, pero el apóstol quería asegurarse de que sus discípulos efesios comprendieran claramente cuál era la vida a la que los llamaba el Señor. Les decía que constantemente oraba por ellos para que recibieran “el don espiritual de la sabiduría” y de revelación de modo que sus ojos espirituales se les abrieran para que pudieran percibir “cuán ancho, largo, alto y profundo es el amor de Cristo” (Efesios 1, 17; 3, 18). Él sabía que si ellos deseaban experimentar la obra de Jesús en sus vidas, eso tendría que venir a través del poder del Espíritu Santo, y no sólo porque ellos se esforzaran mucho.

En una carta anterior a los corintios, Pablo les habló del peligro de las divisiones y la separación entre los creyentes; pero en este caso también, en lugar de pedirles simplemente que superaran sus diferencias, les hizo dirigir su atención al poder del Espíritu. Les dijo que, solos y sin la ayuda de la gracia de Dios, su mente humana jamás podría captar el razonamiento de Dios; nunca podrían permanecer unidos sólo confiando en sus ideas y deseos personales. Por eso, les exhortó a dejar que el Espíritu Santo les ayudara a aceptar las “verdades espirituales” que sanarían sus divisiones y les harían retomar el camino de la transformación. Sólo adoptando “el modo de pensar de Dios” tendrían ellos alguna posibilidad de experimentar las bendiciones de ser “el templo de Dios” (1 Corintios 2, 10-16; 3, 10-16).

Finalmente, a los creyentes de Roma, Pablo les explica su mensaje a fin de presentarse ante ellos, que nunca antes lo habían conocido. Y la esencia de su mensaje es la afirmación de que todos los cristianos están bautizados “en la muerte de Jesús”, de modo que, siendo elevados con él en el Bautismo, ellos pueden llevar una vida totalmente nueva y vivan ahora “en el Espíritu,” no “en la carne” (Romanos 6, 1-11; 8, 1-9), es decir, no según la naturaleza pecadora del hombre no regenerado. Sin esta transformación espiritual, Pablo les advierte que todos ellos volverán a sus antiguos modos de pensar y actuar, porque el pecado todavía podría dominarlos y hacerlo de una forma que conduce en último término a la muerte (6, 14; 8, 13).

El corazón de la transformación espiritual. En muchas ocasiones, Pablo dijo a sus lectores que ellos podrían ser transformados. Una y otra vez, les dijo que el Espíritu Santo podía librarlos del pecado y llenarlos de amor santo, poder espiritual y alegría; les dijo que la clave de esta nueva vida en Cristo era aceptar dócilmente la acción del Espíritu Santo antes que tratar de cumplir un riguroso código de conducta.

Pero, claro, los cristianos sí tenemos algo que hacer también. Por eso, Pablo también les dice a sus lectores que no se dejen dominar por el pecado y “que el enojo no les dure todo el día” (Romanos 6, 12; Efesios 4, 26). Les exhorta además a decir “sólo palabras buenas que edifiquen” (4, 29). Sin embargo, junto con dar estas instrucciones y exhortaciones, Pablo instaba a los cristianos a dejar que el Espíritu Santo actuara libremente en ellos, porque para él, la obra del Espíritu Santo era lo primero. Era la esencia misma de la transformación cristiana.

Cada vez con más gloria. Si damos una mirada detenida a la vida que llevamos, seguramente veremos una curiosa mezcla. Por una parte, tenemos mucho a nuestro favor: el Espíritu Santo que habita en nuestro corazón; también tenemos el Pan de Vida que nos alimenta; las Sagradas Escrituras que nos enseñan, los santos que nos inspiran y una valiosa y abundante tradición de oración que nos anima. Incluso tenemos la promesa del perdón cada vez que reconocemos nuestros pecados y nos arrepentimos. Con todos estos dones y bendiciones, podemos llegar a ser reflejos de la gloria del Señor.

Pero, por otra parte, todavía tenemos la naturaleza humana caída, aquella parte de nosotros que todavía quiere vivir según sus propias inclinaciones, y que nos dice que podemos hacer lo que queramos con nuestras propias fuerzas y que ya no hay más transformación que vaya a suceder en nosotros. La naturaleza pecadora, hablando de manera sutil y bajo el disfraz de la lógica humana, nos llena la mente de ideas como éstas: “Tú ya has rezado hoy. ¿Tienes acaso que fijarte realmente en lo que son tus pensamientos ahora? La religión está bien, mientras la mantengas en su lugar. ¿Realmente piensas que Dios espera que tú practiques la bondad todo el tiempo? Tú estás cansado; no te preocupes de hacerte el examen de conciencia esta noche. Igual, no pasará nada si no lo haces, ¿verdad?”

La esencia de todas estas preguntas no es más que la lucha que se lleva a cabo constantemente entre lo que Pablo llama “la carne” y “el espíritu”, y al fin de cuentas, de lo que se trata es responder una sola pregunta: ¿Realmente necesito yo una acción más profunda del Espíritu Santo?

¡Por supuesto que sí! El Señor quiere transformar cada aspecto de nuestra vida, llenar cada parte de nuestro ser con su propia vida y amor y lo hace mediante la acción del Espíritu Santo. Entonces, el hecho de ceder a esta constante transformación espiritual, ¡esto es lo que significa llenarse cada vez de más gloria!

Sazonar con oración. Entonces, ¿cuál es el secreto de la transformación en el espíritu? Se trata, más que nada, de sazonar la vida cotidiana con la oración. La Virgen María condimentaba su vida con la oración atesorando y ponderando en su corazón todos los milagros grandes y pequeños que iba presenciando. Simeón era un hombre devoto que esperaba en oración en el Templo que se le revelara el Mesías. Esteban era un cristiano de oración, lleno del Espíritu Santo. Timoteo avivó la llama del don del Espíritu Santo. Pablo rezaba pidiendo la guía del Espíritu e incluso alababa a Dios cuando lo azotaban, lo apedreaban y lo encarcelaban. Sigamos, pues, nosotros su ejemplo. Cuando le pedimos al Espíritu Santo que sazone nuestro corazón y nuestra mente, podemos estar seguros de que él nos dotará de nuevas experiencias de su gloria y su amor.

Text from The Word Among Us

Posted in Uncategorized.