Reflections

Personal Spirituality Resources

Learning to Walk by Faith, Not by Sight?

Jesus wants to raise our faith, like Mary Magdalene’s, to a new level.

Learning to Walk by Faith, Not by Sight?: Jesus wants to raise our faith, like Mary Magdalene’s, to a new level.

If Good Friday was the worst day in the disciples’ lives, imagine what the next couple of days must have felt like. With the trauma of Jesus’ arrest and crucifixion still raw in their minds, they also had to begin contemplating a future without this rabbi whom they had followed for so long.

Imagine what it must have been like for Mary Magdalene and the other women as they went out to anoint Jesus’ corpse. Think about the others, holed up in the upper room, fearing for their lives and wondering if they could ever go back to their former lives. Imagine the sense of dread and loss that enveloped Cleopas and his companion as they walked toward Emmaus.

But everything changed when Jesus fulfilled his promise to rise from the dead. Mary Magdalene was thrilled when Jesus called her by name. The apostles were overjoyed when Jesus joined them behind locked doors. They still had to deal with the danger and the threats to their lives, but now they could face it all with a new kind of faith—with resurrection faith.

Let’s explore now the kind of faith that tells us that no matter how difficult our circumstances may be, we can still believe that Jesus is God, that he rose from the dead, and that he is with us every step of the way. Just as resurrection faith moved the first disciples to build the Church despite the obstacles they faced, it can turn us into joy-filled, fruitful ambassadors of Christ. So let’s ask Jesus to strengthen our faith as we examine some of the resurrection stories in the Gospels.

Faith and Love. Let’s start with Mary Magdalene. Jesus had repeatedly said that he would not only die but also rise from the dead on the third day. But despite having heard these promises, Mary arrived at the burial site to anoint a dead body, not to greet a risen Lord. When she saw the empty tomb, Mary had the opportunity to remember Jesus’ words and believe. But she didn’t. Instead, she ran back to the others and told them, “They have taken the Lord from the tomb, and we don’t know where they put him” (John 20:2).

Mary could have said, “I believe.” She could have said, “Maybe Jesus really has risen.” But as far as she was concerned, Jesus was still dead. The empty tomb was the only evidence she considered—not Jesus’ promises or the hundreds of miracles he had performed. The empty tomb, the rolled-away stone, her years of seeing Jesus do the impossible—all of these could have been enough to prompt her to believe. But she just couldn’t get there.

But while Mary’s faith may have been shaken, her love for Jesus remained. Look at her tears, her heartbreak at Jesus’ death, and her persistence in seeking him out. These are not the actions of an indifferent person. Mary may not have understood Jesus’ promises perfectly, but she never abandoned him! In fact, we can go so far as to say that Mary’s love carried her faith. It supported her. It gave her the strength to keep seeking him out and not give up on him.

This is one of the most important messages Mary’s story contains for us. As it did for Mary, so can our love for Jesus carry us through those times when our faith is challenged. No matter what questions may surface in our minds, we can always fall back on the ways we have sensed Jesus’ love in the past—and the way that love has melted our hearts.

I Am Always with You. Most of us can understand how brokenhearted Mary must have felt. We have all had times when some tragedy or hardship has knocked us off our foundation of faith: a divorce, a serious illness, the loss of a job, a child leaving the Church. Situations like these can cause us to resent God, to wonder why he would put us through such trials, or even to ask if there is a God at all.

Despite how difficult these situations may be, Jesus asks for a response that is kneaded with faith. He wants us to consider not only the evidence right before our eyes—the evidence that may move us to lose faith—but also the “invisible” evidence of his love, his promises, and his grace. Especially in our most challenging situations, Jesus asks us to trust him. He asks us to trust in his love for our family. He asks us to trust that he has a plan for our lives—even if all we can see right now is the trial right before us. He asks us to believe that he is with us—even if we feel all alone.

If, like Mary, we try to deal with the challenges of life on their terms alone, we will likely find our faith being dragged down. We will know only doubt and anger and fear. We will end up at the mercy of the situation before us, with no confidence that we can move through it peacefully.

But it doesn’t have to be this way. Just before he ascended to heaven, Jesus said, “I am with you always, until the end of the age” (Matthew 28:20). Was Jesus giving his followers a promise they could always rely on? Or was he just saying something nice to comfort them? Is this promise an empty saying, or is it something that we can believe in even when all the evidence seems to tell us we are alone? Jesus wants us to use promises like these to help us through even the most difficult and demanding challenges of life.

Cling to the Risen Lord. When Jesus called Mary by name, she was so excited that she rushed to embrace him. But Jesus cautioned her, “Stop holding on to me, for I have not yet ascended to the Father” (John 20:17). Mary was trying to embrace Jesus as her friend, as her beloved rabbi from Nazareth, who had healed her and loved her unconditionally. But the time had come for Mary to cling to him not only as her friend but also as the risen Lord of all creation. Mary’s faith was based on a Jesus she could see and touch and hear, but now it had to move to a Jesus who would speak to her inwardly, through his Holy Spirit.

Jesus wasn’t rejecting Mary. He was trying to raise her faith to a new level. He wanted her to know that even though he was leaving, he would still be with her. He would be in her heart, speaking words of love and wisdom and guidance to her. He would be with her through her brothers and sisters. He would be with her through the Eucharist. But now her faith had to be based on a Jesus whom she believed in but couldn’t see—a Jesus whom she loved as always, but whom she would now experience through trust, belief, and hope. It was time for Mary to start walking by faith, not by sight.

Mary’s calling is our calling as well. And how comforting to know that even she had to learn this new way of faith! How comforting to know that Mary Magdalene, Peter, and all the apostles are walking with us as we learn how to live by faith and not by sight. And even more comforting is the knowledge that Jesus Christ, the Lord of all creation, is ready to pour his grace on all people everywhere—including us! He isn’t just a wise rabbi from the first century. He is the eternal God. Nothing can limit him. Nothing can keep him from us.

So let’s all cling to Jesus as the risen Lord. Let’s believe in him and trust him and love him as the Eternal One who will never fail in his promises. He is always near to those who seek him—near to them through faith and through the unseen presence of the Holy Spirit.

Mary’s Advice. On Easter Sunday, Mary Magdalene received resurrection faith. If she were here, she might urge us to hold on to our love for Jesus even if we feel we have lost our faith. She might also tell us how vital it is that we try our best to recall the Lord’s promises each day. So let’s take Mary’s advice. Let’s turn to Jesus in prayer right now and tell him that we want to trust in him, no matter what comes our way.

“Jesus, I believe that you are the risen Lord. I believe that you live in my heart. I trust that you love me and my family and that you will never abandon us. Lord, I love you, and I praise you for all that you have done for us. Lord, I believe. Help my faith to grow more and more each day.”

Prayer Resources

Prayer Comes in All Shapes and Sizes

Putting our prayer life into practice looks different for each of us.

BY: TERESA TOMEO

Prayer Comes in All Shapes and Sizes: Putting our prayer life into practice looks different for each of us. by Teresa Tomeo

One of the important truths I have learned about prayer in my years back in the Church has been that prayer comes in all shapes and sizes.

Putting our prayer life into practice looks different for each of us. Some of us may enjoy more formula-based prayer, such as reciting the Rosary or the Divine Mercy Chaplet. Others enjoy praying through the daily Mass readings or the Liturgy of the Hours. Some have a more free-form type of prayer or dialogue with God. We all have to find what works best for us.

It’s amazing to realize, however, that our wonderful, generous, and merciful God hears us and responds to us even when we may not be involved in what we would consider a formal act of prayer. I had this type of experience in Rome a few years ago. It was the first time I was made aware of that enormous and wonderful statue of St. Catherine of Siena along the Tiber in the gardens of Castel Sant’Angelo.

My husband and I were walking near the Vatican. We had just wrapped up another pilgrimage and were going to spend the final night of our trip grabbing a glass of wine in the Piazza Navona and then enjoy a late dinner, or “cena,” as they say in Italy. Often when I travel to Rome, I experience such a mixture of emotions. I feel so blessed to be Catholic with all of the Church’s history, teaching, and, of course, the saints. But at the same time, I often get frustrated. Catholic author, Bible scholar, and convert Dr. Scott Hahn often says that “Catholics are sitting on Fort Knox, and they don’t know it.” Quite frequently we come across folks, even on an organized pilgrimage, who are like we once were. They don’t realize the gift they have in the Church, and they take their faith for granted. Or we hear from many who are disappointed in their pastors and local bishops, past and present, who haven’t done enough, in their opinion, to teach the faith.

These thoughts, as well as thoughts of St. Catherine of Siena, were running through my mind as we were walking that night. I remember standing on the corner at the end of the Via della Conciliazione and thinking to myself, “How did she do it?” How did a young illiterate girl in medieval Italy turn the world upside down? How did she become a great teacher of the faith and a spiritual consultant to Church leaders, all the way up to the pope? And how in the world did she keep her faith and her sanity when there was so much scandal among the Church leadership and the laity in the fourteenth century?

While these thoughts and questions were coming to mind, we began to cross the street. Suddenly I looked up and practically ran right into St. Catherine. I stopped in my tracks, which took my husband by surprise. “I can’t believe this,” I said, holding back tears. “At the exact moment I was thinking about St. Catherine, I literally run right into her. Where in the world did this statue come from, and how have we never seen it before?”

At the time I didn’t consider the questioning in my head to be prayer. It was more like contemplation or reflection with a little bit of annoyance and cynicism thrown in. God, however, in his wisdom was aware of my questions, and this experience was just what I needed to get back on track. Next to this grand statue are four large bas-reliefs depicting scenes from St. Catherine’s life. The large marble figure gives you the feeling that St. Catherine is urgently on the move in search of one more soul in need of Christ. The soul in need that night happened to be yours truly, and the statue of St. Catherine was just what the doctor— of the Church—ordered.

Scripture is filled with reminders that God knows what’s on our heart, and lovingly and sometimes very directly addresses our ponderings. The psalms, for example, are filled with these types of verses; Psalm 34 in particular is a great example:

I sought the Lord, and he answered me, delivered me from all my fears. Look to him and be radiant, and your faces may not blush for shame. This poor one cried out and the Lord heard, and from all his distress he saved him. (34:5-7)

. . . Certainly there are times when you were thinking about, say, your brother, sister, or best friend. It might be that you hadn’t spoken to them in a while. Maybe you just missed them and were reminiscing about some good times you shared when, all of a sudden, you receive a text message, or maybe a note or card arrives in the mail from the very person who was on your mind. Or the phone rings, and you say, “I can’t believe I’m talking to you. I was just thinking about you this very minute.”

Whether they walked among us sixty or five hundred years ago, the saints are our companions along our journey of faith. Just like a dear friend, even in our busy, noisy world, we’re still connected. They reach out and touch us. They remind us that they are very much aware of the needs of God’s people, and most important, our need to stay close to God himself.

This selection is from Girlfriends and Other Saints: Companions on My Journey of Faith by Teresa Tomeo (The Word Among Us Press, 2016). Available at wau.org/books

Personal Spirituality Resources

Over All These, Put On Love

Jesus offers a way to heal and strengthen our relationships.

Over All These, Put On Love: Jesus offers a way to heal and strengthen our relationships.

“When I think about living above with all the saints I love, Yes, I look forward to that glory. When I think about living down here with some people, Now that’s a completely different story.”

As amusing as this little poem may be, it expresses an important truth: Building relationships with other people may be easy to accept in theory, but it is far more difficult to live out every day—especially with people who rub us the wrong way! Theory says it is possible to love our enemies, but the reality of life tells us something altogether different.

Let’s look at the ways we relate to other people. Hopefully, we can deepen our good and positive relationships with others and maybe even heal some of our damaged ones. And to do that, we will examine St. Paul’s advice to the Colossians:

Put on then, as God’s chosen ones, holy and beloved, heartfelt compassion, kindness, humility, gentleness, and patience, bearing with one another and forgiving one another, if one has a grievance against another; as the Lord has forgiven you, so must you also do. And over all these put on love, that is, the bond of perfection. And let the peace of Christ control your hearts, the peace into which you were also called in one body. And be thankful.

Let the word of Christ dwell in you richly, as in all wisdom you teach and admonish one another, singing psalms, hymns, and spiritual songs with gratitude in your hearts to God. And whatever you do, in word or in deed, do everything in the name of the Lord Jesus, giving thanks to God the Father through him. (Colossians 3:12-17)

Dress Yourself. Jesus gives us the “garment of salvation” when we are baptized—but it is up to us to put on that garment every day. It is up to us every morning to set our hearts on Jesus, not on the darkened philosophies in the world.

However, just as it is essential to make a daily consecration to the Lord, it is equally important that we spend the rest of the day living according to his way. And that’s where this passage from Colossians comes in. In these few verses, we find a description of our role in the process of transformation—the work we must do if we want to see ourselves become more and more like Jesus.

As we try to clothe ourselves with the disposition described here, we give the Holy Spirit greater freedom to change our hearts—and as a consequence, strengthen our relationships. So while we do clothe ourselves in the garment of salvation through baptism and faith, we are also called to “work out” our salvation every day, clothing ourselves in virtues that will support the transformation Jesus wants to accomplish in us (Philippians 2:12).

Can you see how these two actions—one from the Holy Spirit and one from us—work together? Perhaps St. Augustine said it best when he exhorted people to pray as if it all depends on God, but to work as if it all depends on us.

Put On the Virtues of God. So Paul urges us to “put on,” or dress ourselves in, six virtues: compassion, kindness, humility, gentleness, patience, and forgiveness. We are all familiar with these, so it is a matter of daily practice. However, one virtue, forgiveness, has always been a particularly effective bridge that brings people who are separated a bit closer together.

One powerful illustration of this fact involves a young man who tried to rape an eleven-year-old girl. Because the girl refused to submit to his desires, the man stabbed her over and over again, leaving her for dead. She was discovered, however, and taken to a hospital. As she lay dying, the girl forgave her attacker. The man was captured and imprisoned, and he remained unrepentant until one day when, in a dream, he saw this young girl whom he had killed giving him flowers. Deeply moved, the man finally did repent and dedicated his life to the Lord. When he was released after twenty-seven years in prison, the man went to the girl’s mother to beg her forgiveness. “If my daughter can forgive you,” she replied, “who am I to withhold forgiveness?”

This story of St. Maria Goretti illustrates the dramatic way God can work to bring forgiveness and healing. It tells us that even in the most desperate of situations, where forgiveness can seem impossible, we should try our best to have mercy and leave the rest up to God. He knows what is in our hearts. If we simply cannot forgive someone—or if we simply cannot ask another person for forgiveness—we can always go to Jesus in prayer and talk to him about it. He will make a way over time to bring healing and reconciliation.

The truth is that as long as sin remains in the world, injustice, hurt, and divisions will be with us as well. There is simply no way around it. But when forgiveness is expressed, God works. He always brings good out of our efforts, even when the effort may be weak but the intentions are good.

Grace, Nature, and Peace. When Paul told the Colossians, “let the peace of Christ control your hearts,” he was telling them that God’s grace is not just a good feeling. No, this grace actually conveys God’s own power to help us face and resolve the conflicts that confront us in daily life.

It was God’s peace that helped mend the division between Jews and Gentiles in the early church: “He is our peace, he who made both one and broke down the dividing wall of enmity” (Ephesians 2:14). That same peace is available to us. If his peace can unite two races that had been enemies for centuries, it certainly is capable of building up our good relationships and mending our weak or broken ones!

When a relationship hits a snag, it can be very easy to resort to worldly methods to resolve the problem. But these methods hardly ever leave us—or the other person—with peace. So the next time you are dealing with someone who is hard to love, prepare yourself by standing back for a moment and asking Jesus for his peace. Then try to rely on his promise to give you wisdom, compassion, and love. You will be surprised at the way Jesus calms your heart and helps you say and do the right things.

May the Word of God Dwell in You Richly. So if we want Jesus’ peace to reign in us and help our relationships, we need to put on the garment of salvation that we were given at baptism—and we need to put on the outward virtues that Paul speaks about. Together these clothes make for an attractive outfit.

But two questions remain: How do we let this baptismal “garment of salvation” keep changing us? And where can we find the courage to keep putting on the virtues of God every day? Paul says that we can do both by immersing ourselves in Scripture. Scripture inspires us; it moves us to love God; it brings us understanding; and it guides us.

This is why Jesus wants us to be filled with the word, saturated in it, soaking it up every day. He wants us reading it and studying it along with good commentaries, even memorizing it. How will we know that the word of God is dwelling in us? By the way our hearts burn with love and hope when we hear Scripture proclaimed at Mass. By the way it helps us wake up each morning and put on the virtues of God. By the way it moves us to try to be united with each other—just as Jesus and his Father are one (John 17:21).

Be Thankful. If we clothe ourselves with his garment of salvation and if we try to apply Paul’s godly virtues in every situation, our light will shine and our relationships will improve—all of them. We live in a divided world, but Jesus wants us to be his ambassadors of love and unity. With his help, we can do it.

After Paul told the Colossians how to relate to each other, he gave them one last key to good relationships: “Be thankful.” Then, he told them to sing “psalms, hymns, and spiritual songs with gratitude” in their hearts. Then in the next verse, he said: “Whatever you do, in word or in deed, do everything in the name of the Lord Jesus, giving thanks to God the Father through him” (Colossians 3:15-17).

Three times in a row! Do you think he wanted to make a point? Let’s make it a point ourselves to thank Jesus every day for the way his cross and resurrection have clothed us with the garment of salvation. Let’s thank him, too, for all of the wonderful relationships we have, even as we seek his help in repairing any wounded relationships. Finally, let’s ask him to help us be virtuous as we “model” his fine clothing each day.

Saints & Heroes Resources

Peter, a Tried and True Friend of Jesus

Not long after he had risen from the dead, Jesus asked Peter, “Do you love me?” Then he asked the same question again, “Do you love me?” Then a third time he asked, “Do you love me?”

Each time Peter said, “Yes, I love you, Lord.” Now Peter and Jesus were best friends. Despite his flaws, Peter was always trying to do whatever Jesus asked of him. He was always hungering after more of the Lord. During the three years that he spent with Jesus, Peter was taught, tested, and sifted, and through it all he became a true friend of the Lord. Still, Jesus chose to question Peter’s love—and three times! Why? Some say it was so that Peter could undo the three times he denied Jesus on Holy Thursday. Some say it was Jesus’ way of reinstating Peter as the head of the church after Peter ran away. But maybe there is another reason as well.

Perhaps Jesus questioned Peter three times as a way of bringing him to a greater humility and showing him that Jesus’ ways are always better than his ways. You can imagine Jesus saying to Peter: “I know life better than you do. I know the human heart better than you do. When I say that you will deny me three times, believe it.” At the Last Supper, Peter announced that he was prepared to die for Jesus (Luke 22:33). But only a few hours later, he failed the test. By denying Jesus and abandoning him, Peter damaged his high standing among the apostles. What’s more, he himself was filled with guilt and shame. Jesus was right, and Peter couldn’t see it. But now Jesus was bringing Peter reconciliation, peace, and renewed joy.

The point is, if we hunger and thirst for Jesus, he will tell us the same thing he told Peter—that his ways are superior to our ways. And he will tell us this over and over again, not just once. Just as he made this point to Peter at every opportunity, he will also take advantage of every opportunity to convince us that he knows best. Some of these lessons may hurt our pride. But there is no other way to holiness. As the psalmist wrote, “Unless the Lord build the house, they labor in vain who build” (Psalm 127:1).

Brothers and sisters, we can be Jesus’ friends. We can be a people that he can call his own. Yes, it means that we need to be taught and tested, stretched and refined, transformed and recreated. But like any close friendship, the rewards far outweigh the challenge.

Jesus wants to be with us because he loves us so much. He wants to tell the saints and angels in heaven that he has formed us for himself (Isaiah 43:21). He also wants us to tell those six billion people on earth that we are his church, his best friends.

Jesus is always standing at the door of our hearts, always asking us to open the door and let him in (Revelation 3:20). He wants to bless us and fill us with “every spiritual blessing,” including the peace, confidence, and strength we need to proclaim his love to the world (Ephesians 1:3). He simply asks us to come to him and say, “Lord, I come to seek your face. My heart is thirsting for you, as if in a dry and weary land where there is no water. Jesus, I have seen you in the sanctuary of your altar; I have witnessed your power and your love in my family and in my heart. I know that your love is better than life, so I want my lips to glorify you. Come, Lord, and show yourself to me even more. Jesus, I want to be your friend.”

Español

Julio/Agosto 2017 Edición

Quiero creer

¿Qué piensan los jóvenes de la fe?

Algunos estudios que se han hecho indican que el 60%, otros dicen que el 70%, de los jóvenes adultos han dejado de asistir a la iglesia.

¡Estas cifras no son alentadoras de ninguna manera! Algunas de las razones que indican los estudios son de naturaleza más bien circunstanciales: trasladarse a otra ciudad por estudios o por trabajo o para casarse con alguien de otra religión. Pero las razones más internas son las que arrojan más luz sobre los aspectos verdaderos que interesan o preocupan a los jóvenes.

Según estos estudios, algunos jóvenes adultos afirman que han dejado de ir a Misa porque les parece que los feligreses, y a veces incluso el sacerdote, tienen una actitud demasiado moralista y crítica o bien una orientación demasiado política. Por ejemplo, objetan la manera en que la gente ha tildado a ciertos partidos políticos no sólo como desorientados sino también como anticristianos.

Otro obstáculo importante para los jóvenes es lo que ellos llaman una persistente crítica y rechazo a su cultura. Un sondeo dejó entrever que el 25% de los jóvenes encuestados decían que la Iglesia menosprecia la música, las películas y la tecnología que definen su generación.

Finalmente, muchos jóvenes adultos se retiran porque les parece que aquellos que dirigen la Iglesia son intolerantes frente a su estilo de vida; no aceptan el énfasis excesivo que se pone en la observancia de normas, tanto en términos de moral como de práctica religiosa. Se quejan de que en lugar de reconocer que hay “muchas formas” de llevar una vida satisfactoria y gratificante, la Iglesia sigue imponiendo sus conceptos de siempre en el mundo.

Numerosos fieles piensan que el éxodo de jóvenes adultos es sólo una fase de su vida que la mayoría superará con el tiempo, pero los estudios sugieren algo muy diferente: Muchos de los que se marchan de la iglesia no vuelven. Es cierto, naturalmente, que no todos estos estudios son definitivos ni exactos; pero sí dejan ver que es preciso entender la manera como piensan los jóvenes, a fin de que podamos dialogar con ellos y ayudarles a aceptar la fe. Esto es lo que queremos tratar de hacer en este artículo.

Modernista contra postmodernista. Todos sabemos que es prácticamente imposible catalogar a todos los jóvenes adultos en la misma categoría. Hay simplemente demasiadas variables y cada uno está en una situación diferente. De todos modos, vale la pena estudiar las diversas maneras en que las generaciones entienden el mundo. Se puede afirmar que algunas generaciones más antiguas tienen un concepto “modernista”, mientras que muchos jóvenes adultos de hoy son “postmodernistas” en su pensamiento.

Desde hace tres siglos más o menos, hasta los años cincuenta y sesenta, el “modernismo” era la ideología predominante en el mundo, que emanó de la época del Renacimiento, se afianzó entre la época de la Revolución Francesa (fines del siglo XVIII) y la Segunda Revolución Industrial (siglos XIX y XX). Una manera sencilla de entender el modernismo es pensar en el término “la edad de la razón.” El modernismo se apega al análisis científico, la verdad absoluta y el valor de la autoridad. En lo que se refiere al cristianismo, el modernismo enfatiza la teología sistemática, que es una formulación organizada y paso a paso de la fe, y la explicación y la defensa de las verdades de la fe.

Desde muchos puntos de vista, el entendimiento postmodernista del mundo rechaza el concepto modernista. En lugar de dirigir la atención a las verdades inmutables, el postmodernismo se fija en los resultados; se concentra en lo bueno o malo que sucede ahora mismo en el mundo. Es por esto que los de tendencia postmodernista observan que el entorno mundial va en rápido deterioro, un siglo marcado por guerras sangrientas y condiciones globales de pobreza y hambruna, y terminan poniendo en duda la seguridad que supuestamente iba a traer el modernismo, y terminan por preguntar: “¿De qué sirven las verdades inmutables si hay tanto mal y tantas cosas que no funcionan bien en el mundo?”

¿Derrumbe de los fundamentos? También surge la sospecha respecto a los centros tradicionales de autoridad. Los jóvenes adultos han crecido con informes de que nuestra querida Iglesia se ha implicado en casos de abuso sexual y escándalos de encubrimiento que han dañado a innumerables víctimas inocentes, muchas de ellas jóvenes. Además, se fijan más en los informes de que presidentes, primeros ministros y otros líderes mundiales han sido sorprendidos en una maraña de falsedades, inmoralidad y operaciones monetarias ilícitas, y también ven que las instituciones tradicionales y los partidos políticos prácticamente se desploman bajo el peso de su propia corrupción y actos delictivos.

A un nivel más personal, sucede con demasiada frecuencia que los jóvenes adultos han logrado una mayor independencia que sus antecesores y a una menor edad. La ruptura de la vida familiar y la falta de apoyo comunitario les hace muy difícil sentirse bien arraigados y seguros, porque perciben que nada es firme ni estable; no hay nada en lo que puedan confiar completamente.

Así pues, no es sorprendente que muchos adultos jóvenes se sientan desorientados, desadaptados y solos, sin sentido en la vida y a la deriva. La experiencia de verse defraudados por sus padres, por el gobierno y por las autoridades espirituales ha hecho que en su mayoría los jóvenes adultos sean escépticos, y por eso les resulta mucho más difícil creer en algo o hacer algo simplemente por imitar a sus mayores y aceptar conceptos de verdad o principios de conducta para su vida que consideran imposiciones.

Quiero creer. Por este modo de pensar postmoderno, muchos jóvenes adultos no sienten la necesidad “de volver a lo fundamental”, porque en realidad ponen en duda que haya una verdad absoluta. Para ellos, todas las cosas, incluso el camino hacia Dios, son relativas. La moral ya no está basada en la Escritura; está basada más bien en el entendimiento que cada cual tiene de lo que es correcto e incorrecto. Han adoptado una filosofía basada en la tolerancia. Como no hay ningún camino que sea el correcto, creen que ellos tienen que aceptar los diferentes puntos de vista de la gente.

Por ejemplo, las relaciones sexuales antes del matrimonio son tan aceptables como la llamada de la Iglesia a la castidad. La Misa del domingo la consideran opcional porque se puede ser “espiritual” sin ir a la iglesia, y el arrepentimiento les parece innecesario porque el pecado es mínimo.

Por eso, en lugar de enfatizar un credo o “artículos de fe” específicos, los jóvenes tienden a enfatizar la preferencia personal y la experiencia de vida. Por eso no aceptan que los mayores les digan cómo pensar ni cómo actuar. Lo que sí valoran son las experiencias que ellos mismos y sus amigos van teniendo y descubriendo a lo largo del camino.

¿Un Papa postmoderno? El Papa Francisco está profundamente consciente de este cambio del modernismo al postmodernismo y sin duda en Cracovia, al celebrar la Jornada Mundial de la Juventud, les habló a cientos de miles de jóvenes “postmodernos” y escuchó lo que ellos querían decir.

Luego, consciente de la desorientación espiritual en que a veces se encuentran los jóvenes entre ambas filosofías, la modernista y la postmodernista, algunas cosas que les dijo en Cracovia fueron las siguientes:

“Seamos conscientes de una realidad: para nosotros, hoy y aquí, provenientes de distintas partes del mundo, el dolor, la guerra que viven muchos jóvenes, deja de ser anónima, deja de ser una noticia de prensa, tiene nombre, tiene rostro, tiene historia, tiene cercanía. Hoy la guerra en Siria es el dolor y el sufrimiento de tantas personas, de tantos jóvenes.

“Existen situaciones que nos pueden resultar lejanas hasta que, de alguna manera, las tocamos. Hay realidades que no comprendemos porque sólo las vemos a través de una pantalla (del celular o de la computadora). Pero cuando tomamos contacto con la vida, con esas vidas concretas, no ya mediatizadas por las pantallas, entonces nos pasa algo importante; sentimos la invitación a involucrarnos.

“Nosotros no vamos a gritar ahora contra nadie, no vamos a pelear, no queremos destruir. No queremos vencer el odio con más odio, ni vencer la violencia con más violencia, vencer el terror con más terror. Nosotros hoy estamos aquí, porque el Señor nos ha convocado. Y nuestra respuesta a este mundo en guerra tiene un nombre: se llama fraternidad, se llama hermandad, se llama comunión, se llama familia.

“Celebremos el hecho de venir de culturas diferentes y de unirnos para rezar. Que nuestra mejor palabra, que nuestro mejor discurso, sea unirnos en oración. Hagamos un rato de silencio y recemos; pongamos ante el Señor los testimonios de estos amigos, identifiquémonos con aquellos para quienes la familia es un concepto inexistente, y la casa sólo un lugar donde dormir y comer, o con quienes viven con el miedo de creer que sus errores y pecados los han dejado definitivamente afuera. Pongamos también las ‘guerras’ de ustedes, las luchas que cada uno trae consigo, dentro de su corazón, en presencia de nuestro Dios.”

Estas palabras del Sumo Pontífice suscitaron una gran ovación y naturalmente dejaron pensando intensamente a los cientos y cientos de miles de jóvenes que le escuchaban.

Experiencia, no absolutos. En realidad, decirles a los jóvenes cómo actuar y cómo pensar puede ser eficaz hasta cierto punto, sobre todo si la persona que propone las ideas muestra una buena disposición para escuchar puntos de vista contrarios sin ponerse a la defensiva.

La clave es saber que los jóvenes están deseosos de conocer a Dios, pero ellos reaccionan en forma mucho más positiva a los testimonios, el diálogo sincero y la vivencia comunitaria que a la explicación de dogmas y doctrinas teológicas. Quieren oír las historias de la vida de otras personas y cómo esas personas han descubierto personalmente a Dios, no una serie de afirmaciones sobre la espiritualidad.

En definitiva, los padres de familia, los párrocos y los catequistas que escuchan y entienden lo que piensan los jóvenes a su cargo tienen una mejor posibilidad de llegar a la conciencia de ellos y ayudarles a fortalecer su fe.

(Para más información sobre los jóvenes adultos que abandonan la iglesia véase, por ejemplo, la encuesta Barna sobre Young Adults Leaving the Church, de 2011, o el estudio del Centro Pew de Investigación sobre America’s Changing Religious Landscape, mayo de 2015).

Julio/Agosto 2017 Edición

Entremos en su mundo

Cómo cerrar la “brecha generacional”

La mayoría de los padres de familia, y en realidad muchas parroquias católicas, todavía usan una forma de enseñanza que viene del siglo XIX para educar a sus hijos, incluso cuando ya son jóvenes adultos.

El problema es que sus hijos están sumergidos en el mundo del siglo XXI. Para estos jóvenes, las clases y las enseñanzas, aun cuando todavía tienen valor, han pasado a segundo plano frente a la vivencia personal y las relaciones personales directas. Querámoslo o no, si deseamos guiar a nuestros jóvenes adultos, vamos a tener que entrar en su mundo, en lugar de esperar que ellos vengan al nuestro.

La buena noticia es que gran parte de lo que vemos en los conceptos “postmodernos” de los jóvenes adultos es compatible con la Escritura, con la enseñanza católica y con el modo de vida que llevó el propio Jesucristo. De modo que en lugar de discutir acerca de los Diez Mandamientos o imponerles expectativas poco realistas sobre “el modo correcto de vivir,” probablemente sería mejor tratar de hacerles ver que sus propias convicciones coinciden con las de la Iglesia. Ahora, veamos cómo podemos hacerlo.

Un corazón servicial. Al parecer muchos jóvenes adultos tienen una conciencia social que sueña con un “mundo justo” para todos. Los padres y las parroquias pueden aprovechar este anhelo y buscar oportunidades para que ellos encuentren al Señor en los pobres y los necesitados. ¿Cómo? Los padres pueden realizar obras corporales de misericordia junto con sus hijos y nietos y eso puede ser una maravillosa oportunidad para conversar acerca de Jesús. El testimonio de compasión por los pobres que den los padres tendrá un poderoso efecto en sus hijos.

Juan el Bautista decía: “El que tenga dos trajes, dele uno al que no tiene ninguno; y el que tenga comida, compártala con el que no la tiene” (Lucas 3, 11). Palabras como éstas apelan al idealismo natural de los jóvenes, y a todos les dan la posibilidad de encontrarse con los pobres y enterarse de sus luchas y tribulaciones.

Hay que recordar que las historias personales son importantes para los jóvenes y pueden tener un impacto mucho mayor que la enseñanza doctrinal. Por eso resulta tan valioso el trabajar juntos en un comedor popular para los pobres, ayudar a distribuir alimentos y frazadas a personas sin hogar o afiliarse a una organización como Hábitat para la Humanidad, que se dedica a construir viviendas para los necesitados.

Así pues, amigos lectores, si tienen hijos pequeños o adolescentes en su casa, propónganse hacer una reunión familiar para conversar entre todos sobre estos asuntos y decidir cómo y dónde van a realizar, juntos en familia, alguna obra de ayuda a los pobres, probablemente algo que sugieran ellos mismos. Luego, escriban las decisiones que tomen y póngalas por obra cuanto antes.

Cómo construir relaciones familiares más profundas. Desafortunadamente, a muchos jóvenes les resulta profundamente incómodo hablar de sus ideales y anhelos con sus padres, y a muchos padres les pasa lo mismo con respecto a ellos. Los padres que ejercen un control autoritario en la familia corren el riesgo de levantar barreras en lugar de tender puentes entre ellos y sus hijos, especialmente si éstos son adultos y han optado por estilos de vida que los padres desaprueban. Pero hay que recordar que los jóvenes dan más importancia al acompañamiento personal y la solidaridad que a la autoridad y la doctrina. Los padres que logran un equilibrio entre ambas posturas encontrarán que sus hijos terminarán por respetar su autoridad y también su sabiduría.

Aquí sugerimos algunas estrategias que los padres pueden intentar: Pidan a sus hijos su parecer para resolver algún asunto de familia y denles la oportunidad de preguntar: “¿Qué piensan ustedes sobre este asunto? También pueden consultarles: “¿Cómo podemos ser nosotros un mejor padre o una mejor madre y una mejor familia?” Y afírmeles con cierta frecuencia: “Nosotros (los padres) queremos que ustedes sepan que los amamos mucho. Tratamos de ser buenos padres, pero a veces también cometemos errores.” Díganles que cometer errores es parte de la vida, y que ustedes quieren aprender de sus errores, y que también esperan que ellos aprendan de los suyos.

Esto no significa que los padres vayan a renunciar a su autoridad ni a eludir su responsabilidad; tampoco significa que los padres y sus hijos jóvenes adultos lleguen a un pie de igualdad. Lo que sí significa es que los padres tendrán así un número casi inagotable de oportunidades para compartir sus experiencias, buenas y malas; escuchar con respeto las opiniones de sus hijos sobre asuntos de familia y asegurarles que ustedes (los padres) los respetan, los atesoran y los aman como ninguna otra persona.

La mayoría de los jóvenes adultos comprenden instintivamente el valor de la autoridad. Si ustedes los toman en cuenta y les piden su parecer, ellos respetarán su autoridad mucho más, porque así verán que para ustedes la autoridad es apenas un elemento más de su identidad de padre o madre. Ellos no quieren que sus padres se limiten a imponerles reglas, sino que sean sus consejeros y entrenadores.

Cuéntenles sus historias. El individualismo es una de las bases del pensamiento postmoderno, y un modo de pensar individualista tiende a determinar por sí mismo su estilo de vida. Esto también puede llevar al egocentrismo y al farisaísmo, es decir, creerse más justo que los demás. Esto sucede particularmente cuando nuestros hijos mayores adoptan sus propios valores y creencias, y pueden hacerlo pensando que todo es subjetivo, que no hay absolutos y que los valores y las creencias son relativos. Conviene, pues, tener presente que la interacción personal y las amistades son importantes para los jóvenes, lo cual incluye, naturalmente, el deseo de tener una relación significativa con sus padres.

Por eso, conviene que ustedes les cuenten algunas de sus experiencias de su niñez y juventud, cuáles eran sus dificultades y sus sentimientos, pero obviamente sólo en la medida en que no sea contraproducente. Hagan todo lo posible por encontrar un equilibrio entre el ser los “jefes” de la familia y ser los amigos más dedicados, cariñosos y sinceros que ellos puedan tener.

El Papa Francisco y sus consejos. Mucho puede aprenderse repasando lo que el Papa Francisco les dijo a los jóvenes, porque allí compartió algo de sus propios encuentros espirituales, luchas y dificultades, relatando historias de la Escritura y de su vida diaria, y lo hizo con el objetivo de animar a los jóvenes a buscar su propio encuentro personal con Jesús.

Pero también les dijo cosas como éstas: “Amigos, Jesús es el Señor del riesgo, del siempre ‘más allá’. Jesús no es el Señor del confort, de la seguridad y de la comodidad. Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados, por caminos que abran nuevos horizontes, capaces de contagiar alegría, esa alegría que nace del amor de Dios, la alegría que deja en tu corazón cada gesto, cada actitud de misericordia.

“Ir por los caminos siguiendo la ‘locura’ de nuestro Dios, que nos enseña a encontrarlo en el hambriento, en el sediento, en el desnudo, en el enfermo, en el amigo caído en desgracia, en el que está preso, en el prófugo y el emigrante, en el vecino que está solo. Ir por los caminos de nuestro Dios que nos invita a ser actores políticos, pensadores, movilizadores sociales. Que nos incita a pensar en una economía más solidaria. En todos los ámbitos en los que ustedes se encuentren. Ese amor de Dios nos invita a llevar la buena nueva, haciendo de la propia vida un homenaje a él y a los demás.”

Finalmente, el Santo Padre hizo hincapié en la necesidad de que los jóvenes y todos los fieles seamos misericordiosos, compasivos, solidarios, pero a la vez respetando al otro y defendiendo a los indefensos, los no nacidos y los menos privilegiados.

Buscar las conexiones. Es tarea de los padres, y en grado menor de los abuelos, ayudar a los jóvenes adultos de su familia a aprender a amar a Cristo y aceptar su mensaje del Evangelio, que nos presenta la Iglesia. Si ustedes se fijan en las cosas que son importantes para ellos, aunque les parezcan asuntos secundarios, ustedes pueden comenzar a abrir puertas para ellos; pueden ayudarles a encontrar una fe más profunda, más madura y un aprecio más sincero de su familia.

A los jóvenes adultos le preocupan las situaciones como la pobreza, la justicia social y el medio ambiente, y se interesan en hacer algo para que el mundo sea mejor. Pues bien, la Iglesia nos enseña que hemos de cuidar la creación de Dios y preocuparnos por los pobres y los necesitados. Aquí hay una clara conexión con las inquietudes de ellos, ¿no es así?

Hay tantos jóvenes que se sienten solitarios y desconectados, y anhelan encontrar amigos leales y participar en actividades de interés comunitario. La Iglesia promueve la formación de una comunidad de creyentes que se amen y se cuiden unos a otros. ¿Y qué mejor que esto suceda en la propia familia? ¡Esta es otra clara conexión!

Los jóvenes quieren conocer la espiritualidad. Tal vez no siempre sea la espiritualidad cristiana, pero ellos buscan respuestas a los misterios de la vida. La Iglesia nos habla de que Aquel que creó todas las cosas nos ama, nos salva del pecado y nos abre el camino hacia el cielo. ¿Acaso no hay una conexión aquí también?

Durante la santa Misa, alabamos a Dios porque él nunca deja de congregar a su pueblo. En todas las edades y generaciones, Jesús continúa invitando a hombres y mujeres a venir a su lado y descubrir su amor y la redención, invitación que tiene diferentes formas y que se anuncia de modos diferentes a cada generación. Jesús siempre busca lo bueno de la gente y usa aquella bondad para atraer a todos más cerca de sí. Apliquemos todos la misma estrategia al compartir el Evangelio con los jóvenes que dependen de nosotros.

Julio/Agosto 2017 Edición

Amémonos unos a otros

El Papa Francisco habla a los jóvenes

En julio del año pasado hubo algo extraño que sucedió en Cracovia, Polonia: Casi dos millones de jóvenes de todo el mundo se congregaron allí, pero no fueron a ver a un famoso cantante de rock ya envejecido que daba un concierto, como Paul McCartney o Mick Jagger.

Tampoco fueron a ver a una “leyenda” del fútbol internacional, como Pelé, en un partido de exhibición. No, fueron a ver a alguien mucho más importante y mucho más santo: un sacerdote sudamericano ya mayor, Su Santidad el Papa Francisco en la XXXI Jornada Mundial de la Juventud.

Las Jornadas Mundiales de la Juventud fueron iniciadas en 1985 por el Papa San Juan Pablo II y se celebran en países diferentes cada vez. A pesar de que transcurren tres años entre los eventos y de las dificultades de tiempo y costo que implica un viaje largo, la Jornada sigue siendo un acontecimiento que despierta el interés de millones de jóvenes de todas las latitudes del orbe.

Precisamente para tener presente esta magna asamblea mundial, queremos repasar algo del mensaje que el Papa Francisco llevó a los jóvenes del mundo. También analizaremos algunas de las dificultades que ellos enfrentan en su caminar por el mundo y sugerir algunas estrategias para que los católicos mayores les aconsejen eficazmente en la familia y la comunidad cristiana. Finalmente, queremos unirnos a todos los que deseen rezar por los jóvenes que asistieron al encuentro para que el Señor les ilumine la senda que van a seguir en su vida.

Un llamado a la misericordia. No se necesita ser teólogo para entender qué es lo más importante para el Papa Francisco, porque una y otra vez él ha recalcado que su mensaje, no sólo a la Iglesia, sino a todo al mundo es el de la misericordia. Prácticamente en todas sus homilías y en las exhortaciones y cartas apostólicas que ha escrito nos insta a adoptar de corazón la misericordia de Dios y que decidamos tratarnos los unos a los otros —especialmente a los pobres y los que luchan para sobrevivir— con el mismo grado de misericordia.

En su primer discurso de Pascua a la ciudad de Roma y al mundo entero a pocos días de su elección, el Santo Padre dijo: “Dejémonos renovar por la misericordia de Dios, dejémonos amar por Jesús, dejemos que la fuerza de su amor transforme también nuestras vidas; y hagámonos instrumentos de esta misericordia” (Mensaje Urbi et Orbi, 2013). Posteriormente, en una homilía pronunciada en Santa Marta, dijo: “Dios quiere perdonarte, pero si tú tienes cerrado el corazón no puede hacerlo y la misericordia no puede entrar.”

El llamado del Papa a adoptar la misericordia no es sólo un asunto de palabras. Él mismo ha sido un modelo de misericordia para muchos. Desde compartir la cena con personas sin hogar hasta lavarles los pies a los presos y hasta optar por vivir en un apartamento humilde en el Vaticano, él ha hecho de su vida una homilía viva sobre la necesidad de tratar a todos con dignidad y sobre las bendiciones que provienen de una vida sencilla basada en el amor y la solidaridad. Esto nos permite entender claramente por qué eligió la frase “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos obtendrán misericordia” como tema para la Jornada Mundial de la Juventud de 2016.

La experiencia de la misericordia. En su mensaje a los jóvenes, el Papa Francisco explicó por qué esta Jornada Mundial de la Juventud, que se llevó a cabo durante el Año Jubilar de la Misericordia (2015-2016), tuvo una importancia especial: “Cuando la Iglesia proclama un jubileo en nombre de Cristo, todos somos invitados a experimentar un maravilloso tiempo de gracia… La misericordia de Dios es muy real y todos estamos invitados a experimentarla personalmente… Gracias a la santa cruz todos podemos ‘tocar’ la misericordia de Dios y ser ‘tocados’ por esa misericordia.”

Pero el Santo Padre, no queriendo limitarse a las palabras, describió su propia experiencia recordando un momento transformador que le tocó vivir en sus años de adolescencia cuando, pensando en salir con sus amigos, se sintió movido a entrar en una iglesia. Lo dice así: “Era el 21 de septiembre de 1953. Yo tenía casi 17 años de edad. En Argentina era el primer día de la primavera y había sentido la necesidad de ir a la Confesión, por lo que entré en la iglesia parroquial, donde había un sacerdote que yo nunca había conocido. Pero allí encontré que alguien me esperaba. No sé qué había pasado, no recuerdo por qué ese sacerdote estaba allí ni por qué yo sentía la necesidad de confesarme, pero la verdad es que alguien me estaba esperando y me había estado esperando durante un tiempo…Después de esa confesión sentí que algo había cambiado. Yo no era el mismo. Fue como una voz, sentí un llamado; estaba convencido de que tenía que ser sacerdote.”

La gracia que movió al Papa Francisco a entrar en esa iglesia hace tanto tiempo está disponible hoy para todos nosotros, y Dios está constantemente dándonos oportunidades de encontrarnos con él. El Señor está siempre buscando la manera de actuar en nuestra vida y acercarnos a su lado. Siempre nos busca, aun cuando nosotros no lo busquemos a él. Es precisamente por esto que cuando nos decidimos a buscarlo, él está listo para recibirnos y darnos la bienvenida; está deseoso de abrazarnos y llenarnos de su amor. Incluso cuando lo encontramos en el Sacramento de la Reconciliación, como lo hizo el Papa Francisco, el Señor está preparado, no para condenarnos, sino para quitarnos las culpas que tengamos y restaurar nuestra conciencia. “Es tan maravilloso,” escribió el Papa Francisco “sentir el abrazo misericordioso del Padre en el Sacramento de la Reconciliación.”

Sean instrumentos de misericordia. Este “abrazo misericordioso del Padre” es capaz de cambiar la vida de las personas porque tiene la fuerza necesaria para hacernos entrar en “la lógica divina de la donación y el amor generoso,” y “nos hace capaces de amar como él ama, sin medida.” Piensa cómo reacciona un bebé cuando su madre lo contempla mirándolos a los ojos y le sonríe. Los ojitos se le alumbran, extiende la manito a la cara materna y se mueve de felicidad, incluso trata de sonreír o decir algo. Al experimentar el amor de su madre, el niño se llena de amor y no puede dejar de expresarle amor a ella.

O pensemos en una anciana enferma en un hospital que recibe la visita de sorpresa de una amiga íntima. Cuando las dos empiezan a compartir recuerdos y anécdotas comunes, ambas se alegran y ríen, pero la tensión arterial de la enferma, que estaba alta, baja. Su respiración se hace menos laboriosa y los latidos del corazón se estabilizan. La alegría y el amor que se manifiestan en este encuentro reducen los temores y las ansiedades de la paciente. El encuentro le ha asegurado que alguien la valora y la aprecia. Antes de la visita ella tenía mal genio y se enojaba con sus enfermeras, pero ahora está más relajada, más sonriente y coopera más. El cariño y la atención de su visitante la hace más amable y bondadosa. ¡El amor engendra el amor!

De modo similar, cuando nosotros experimentamos el amor de Dios, nos sentimos inspirados a corresponderle el amor con demostraciones parecidas a las del bebé a su madre. Al mismo tiempo, la experiencia del amor de Dios nos lleva a ser más tolerantes y afables con nuestros seres queridos y con quienes tenemos contacto a diario; de esa forma podemos ser instrumentos de la misericordia de Dios.

 

Amémonos los unos a los otros. Hay otro aspecto de esta “lógica divina” del amor que engendra el amor, y es importante entenderlo. Describiendo este aspecto, el Papa Francisco cita un pasaje de la Primera Carta de San Juan: “Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios… Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos unos a otros” (1 Juan 4, 7. 11).

En efecto, así como la experiencia del amor de Dios puede hacernos más bondadosos, así también el esfuerzo que hagamos para ser más bondadosos y cariñosos nos predispone para recibir una mayor unción del amor de Dios. Cuando nos demostramos bondad y cariño los unos a los otros nos resulta más fácil ver a Jesús en nuestros hermanos y hermanas y así nos sentimos más cerca del Señor y de su amor.

Para enfatizar este punto, el Papa Francisco citó el ejemplo de un joven, el Beato Pier Giorgio Frassati (1901-1925), que fue conocido en todas partes de Turín, Italia, por sus actos de generosidad hacia los pobres y los necesitados. Pier Giorgio dijo una vez: “Jesús me visita cada mañana en la Sagrada Comunión, y yo le retribuyo la visita del único, aunque indigno, modo que yo sé, visitando a los pobres.” Este joven había aprendido a encontrar a Jesús en los pobres y esto le ayudó a profundizar mucho su relación con el Señor en la Sagrada Comunión.

Pier Giorgio no está solo, porque muchos de los grandes santos, como San Francisco de Asís, Santa Teresita de Lisieux, San Junípero Serra y San Alberto Hurtado, también encontraron el amor de Dios cuando se compadecieron y ayudaron a los que sufrían en sus ciudades, sobre todo los pobres y los postergados. Así pues, nos convendría recordar esto para animarnos en nuestro caminar con el Señor, porque a veces vemos que el amor de Dios actúa desde el interior del corazón y nos mueve a la acción externa; en otras ocasiones su amor nos llega “desde el exterior”, cuando nos encontramos con Cristo al servir, ayudar y atender a los demás.

Apela al idealismo. El Papa Francisco comprende que los jóvenes están cansados de las divisiones que hay en el mundo, tanto en las familias como entre los pueblos y naciones; sabe que están cansados de las luchas partidistas e ideológicas que son tan frecuentes en la política y a veces en la Iglesia. Pero en lugar de abordar estos temas directamente con los jóvenes, ha decidido apelar a su idealismo y su deseo de que todo cambie.

Cuando les aconseja a ellos, y a todos nosotros, que opten por preferir la misericordia antes que el juicio, les está diciendo que eleven la mirada a Jesucristo, cuya misericordia dura para siempre. Les dice a ellos, y a todos nosotros, que no tengan miedo de buscar al Señor, y los exhorta a buscar el amor de Cristo, aquel amor que es capaz de hacer brotar el amor en el corazón de todos. Estos son los mensajes que el Santo Padre llevó a los jóvenes en Cracovia. Acatémoslo todos, seamos jóvenes o no, pues el amor de Cristo también apela al idealismo que todos los creyentes llevamos dentro: el idealismo de la vida de la gracia y el amor.Julio/Agosto 2017 Edición

Medio siglo de alabanza carismática

Ven, Espíritu Santo, y renueva los corazones de tus fieles. . .

Podría decirse que la Renovación Carismática Católica fue uno de los frutos del Concilio Vaticano II, cuando al convocarlo el Papa San Juan XXIII, pidió al Señor que abriera las ventanas de la Iglesia para que entrara un nuevo “viento” del Espíritu Santo, como en un nuevo Pentecostés.

Y así fue efectivamente. En el fin de semana del 17 al 19 de febrero de 1967, una veintena de estudiantes católicos de la Universidad de Duquesne, en Pittsburgh, Pensilvania, motivados por las buenas experiencias espirituales que veían en algunos grupos cristianos no católicos, se fueron de retiro con el fin de pedir una nueva y poderosa efusión del Espíritu Santo, de modo que experimentaran una transformación en su vida espiritual.

Aunque al principio, no pareció pasar gran cosa, después descubrieron que cada uno acudía a la capilla a rezar y alabar a Dios y con entusiasmo, y vieron que había otras manifestaciones no usuales que se suscitaban, como una gran alegría y paz interior, y un abrumador sentimiento de adoración a Dios Padre y un deseo casi incontrolable de alabar a Jesucristo, como Señor y Salvador.

Quienes iniciaron la renovación fueron principalmente los jóvenes y algunos profesores universitarios, que fueron llevándola de un campus a otro. Cada semana se reunían para rezar, en voz alta y con mucha música, y luego formar un compartir fraterno.

Grupos espontáneos. Esto que sucedió hace 50 años no demoró en propagarse a otras parroquias y comunidades católicas en los Estados Unidos y luego a otros países. Por ejemplo, en 1969 se celebró un encuentro con 500 representantes de grupos católicos de oración carismática, que nacían espontáneamente, como hierba silvestre.

En 1973 se hablaba ya de 1.200 grupos y 200.000 carismáticos en los Estados Unidos. Pronto la chispa saltó de los Estados Unidos a Europa y América Latina. La Renovación Carismática Católica se ha extendido, además, a las regiones del Caribe, India y África. En Europa cuenta con una presencia importante en Francia, España, Inglaterra e Italia, y en años recientes se va extendiendo por países de Europa Oriental.

Al principio, muchos sacerdotes y obispos la acogieron con frialdad, desinterés o incluso hostilidad. Para la jerarquía más interesada en los temas sociales, los carismáticos eran demasiado místicos o emocionales. Para la jerarquía más conservadora, los carismáticos, con su música, su estilo de oración desinhibido y “todo ese alboroto”, eran demasiado desordenados e impredecibles.

Uno de esos obispos hostiles era uno de nombre Jorge Mario Bergoglio. Pero él mismo, en el Tercer Retiro Mundial de Sacerdotes en 2015 ya siendo el Papa Francisco, explicó: “Cuando yo comencé a conocer el movimiento carismático, esta corriente de gracia, era un curita joven. Y me daba mucha rabia, mucha rabia… me parecía que todos tenían algo mal en la cabeza. Y una vez en un sermón, hablando del Espíritu Santo, dije que hoy día algunos cristianos convierten el Espíritu Santo en una “escuela de samba”. Pasaron los años y me di cuenta de cuán equivocado estaba: es una gracia, ¡una gracia!”

Ahora, la renovación se ha difundido por todo el mundo y en todas las confesiones cristianas, alcanzando en la Iglesia Católica la cifra de alrededor de 100 millones de hermanos que han recibido la “efusión del Espíritu”.

La célula fundamental son los grupos individuales, que son autónomos, y coordinados por un equipo de servidores. Los servidores eligen equipos diocesanos, y éstos a su vez eligen el equipo de la diócesis respectiva.

Seminarios de vida en el Espíritu. Una de las actividades características de los grupos carismáticos son los llamados “Seminarios de vida en el Espíritu”. “Son nuestro modo específico de seguir el mandato de Jesús, de evangelizar. Si en los comienzos de la Iglesia los convertidos se bautizaban, hoy tratamos de convertir a los bautizados. Son miles los cristianos que se declaran creyentes, pero al mismo tiempo afirman que no practican. Como ha dicho el Papa, Europa es hoy “tierra de misión”, explican desde España.

En los Seminarios de vida en el Espíritu se producen conversiones radicales, vocaciones al sacerdocio y la vida contemplativa. Muchos matrimonios separados se reconcilian y surgen los compromisos con la sociedad, con los pobres, los presos, los enfermos. Los seminarios se desarrollan normalmente durante siete sesiones, que pueden ser semanas o un fin de semana. Se invita a todo el que quiera asistir. Los temas de los seminarios son los del kerigma cristiano, es decir: Dios te ama, el pecado, Jesús es el Señor, la conversión, el Espíritu Santo, dones y carismas y la vida en comunidad.

A lo largo de siete semanas, la trayectoria va del encuentro personal con Jesús, al encuentro con otros fieles en un grupo organizado, y al compromiso con la comunidad parroquial. En la última sesión del seminario, todos los presentes oran por los nuevos, para que el Espíritu Santo se manifieste en ellos, para que tengan un encuentro con Cristo Vivo, y se aviven los dones y carismas recibidos en el Bautismo. Después de esta oración de efusión, algunos se quedan en la Renovación. Otros inician un camino diferente dentro de la Iglesia y del mundo.

¿Cuántos católicos carismáticos hay? Imposible contarlos, pero es la corriente espiritual más grande dentro de la Iglesia Católica. Algunos calculan que actualmente hay más de 100 millones de católicos que se definen como carismáticos o que se han nutrido espiritualmente en grupos carismáticos. Sólo en Brasil se han censado (vagamente) más de 20.000 grupos de oración carismática con unos 13 millones de participantes. Cabe tener en cuenta que el resto de los movimientos grandes de la Iglesia tienen apenas unos cientos de miles de seguidores, y solo un par de ellos cuentan con algo más de un millón de personas.

Las comunidades de alianza o de compromiso. Hay ocasiones en que los grupos se organizan en comunidades de espiritualidad carismática más o menos autónomas: algún obispo aprueba sus estatutos, empiezan a cobrar diezmos o donativos, asumen funciones a largo plazo, crean servicios y ministerios y fomentan más las vocaciones consagradas.

Esta fórmula ha funcionado especialmente en Francia, con grandes comunidades con miles de miembros como Emmanuel, Verbo de Vida o Camino Nuevo, y también en Brasil, con Canção Nova o Shalom. En Inglaterra, hay comunidades como Sion Community, Open Doors o Cor et Lumen Christi que aportan estabilidad, experiencia y liderazgo. La comunidad más grande de todas, con más de un millón de miembros, es la denominada Shalom en las Filipinas.

También se han organizado entidades coordinadoras de las actividades a nivel nacional, como el National Service Committee of the Catholic Charismatic Renewal (http://www.nsc-chariscenter.org/) y el Comité Nacional de Servicio Hispano de la Renovación Carismática Católica de los Estados Unidos y Canadá (http://www.rcchispana.org/).

También hay comunidades que se han organizado con una visión más “ecuménica”, es decir, en las que también participan cristianos no necesariamente católicos, pero inspirados en la misma espiritualidad de la proclamación del Señorío de Jesucristo y la docilidad al Espíritu Santo. Entre estas comunidades pueden mencionarse, entre varias otras, The Word of God y The Sword of the Spirit, esta última con grupos afiliados en diversas partes del mundo y en varios países de Latinoamérica.

Espacios de espiritualidad carismática. Los carismáticos practican su espiritualidad en cuatro niveles:

El grupo semanal: abierto a todo el mundo, incluso no católicos, en el que se reza, se canta, se alaba, se agradece a Dios por su bondad y se hacen peticiones; los hermanos rezan unos por otros; se comenta algo de la Biblia, se da alguna charla corta. Dura entre una y dos horas.

Los retiros: los hay de uno, dos o tres días o de toda una semana. Pueden tratar temas concretos (sanación, liberación, vocación, liderazgo, alabanza, biblia, formación, etc.) o dirigidos a grupos particulares: niños, adolescentes, jóvenes, matrimonios, etc.

Encuentros “especiales”: Misas de sanación o liberación, oraciones para pedir curación, milagros, oraciones de rechazo del mal, de sanación física o espiritual o emocional… También pueden ser encuentros “especiales” de adoración y alabanza, con música de alabanza, a veces con el Santísimo expuesto.

Asambleas regionales: Reuniones colectivas de varios grupos de oración que se reúnen para compartir experiencias, dar testimonios y conocerse unos a otros, todo ello en medio de un gran ambiente de oración, música, alabanza y alegría comunitaria. Estas grandes asambleas pueden realizarse una vez al año o con más frecuencia.

El Papa Francisco, en ese encuentro de 2015, expresó: “Les pido a todos y cada uno que, como parte de la corriente de gracia de la Renovación Carismática, organicen seminarios de vida en el Espíritu en sus parroquias, seminarios, escuelas, en los barrios, para compartir el Bautismo en el Espíritu y para que se produzca, por obra del Espíritu Santo, el encuentro personal con Jesús, que nos cambia la vida.”

Oración en lenguas. La oración en lenguas rara vez es xenoglosia (hablar milagrosamente idiomas extranjeros no aprendidos), aunque no es imposible que suceda, pero casi siempre se trata de la oración de alabanza llamada glosolalia: emitir sonidos, sílabas, palabras de alabanza bien articuladas y pronunciadas con fervor, reverencia, con sentido de oración, que San Pablo llama “orar en lenguas” o “gemidos inefables” (v. 1 Corintios 14, 1-5). Es considerado un don de Dios, no algo forzado ni provocado.

Sirve para hacer oración verbal no intelectual. No es imprescindible tener el don para ser carismático católico y no expresa mayor santidad ni espiritualidad, pero quienes rezan en lenguas afirman que les ayuda mucho en su vida de oración y les da mayor libertad y cercanía a Dios.

Muchos consideran que la oración en lenguas es la puerta hacia otros carismas: la palabra de conocimiento (saber cosas útiles reveladas por el Espíritu Santo), los dones de consejo y de profecía (que no es hablar del futuro sino exhortar y edificar con palabras que inspira el Espíritu). Siempre se insiste en que es Dios quien actúa a través de los hermanos, y que estos dones se ejercen, sobre todo, en el contexto del grupo que ora, para beneficio de la comunidad y edificación de la Iglesia.

Entre los hispanos. La Renovación Carismática Católica Hispana está coordinada por el Comité Nacional de Servicio Hispano, el cual se compone de un asesor espiritual, cinco miembros y representantes regionales de las ocho regiones pastorales en que se divide la RCC en los Estados Unidos y Canadá.

Desde el año 1989, el Comité Nacional realiza anualmente un Encuentro Carismático Católico Latinoamericano Estadounidense (ECCLE), en el cual participan alrededor de unos 500 servidores diocesanos. La universidad Boston College realizó un estudio en 2013, el cual reveló que alrededor de unas 2000 parroquias tienen un grupo de oración de la Renovación Carismática Católica en español en los Estados Unidos.

El Cincuenta Aniversario. Con motivo de la celebración del medio siglo de la Renovación Carismática Católica, el Papa Francisco se dirigió en 2015 a los católicos carismáticos del mundo entero en la Plaza de San Pedro, indicando que esta celebración será una oportunidad para la Iglesia, en la que “Nos reuniremos para dar gracias al Espíritu Santo por el don de esta corriente de gracia para la Iglesia y para el mundo, y para celebrar las maravillas que el Espíritu Santo hizo a lo largo de estos 50 años, cambiando la vida de millones de cristianos.”

Oremos todos para que el Señor derrame nuevamente una gran efusión de su Espíritu Santo y suscite un gran reavivamiento de la fe cristiana a nivel mundial y se produzca la evangelización más grande que haya conocido el mundo hasta ahora. Si todos lo hacemos, ¡claro que es posible!

Fuentes consultadas: www.aciprensa.com; www.religionenlibertad.com, www.wikipedia.org y otras. Uso autorizado.

Text from The Word Among Us.

Posted in Uncategorized.