Spiritual Reflection: November 11, 2018

11/11/18

Personal Spirituality Resources

Praying for Your Special Needs Child

You Are Your Child’s Intercessor

BY: DAVID RIZZO AND MERCEDES MCBRIDE RIZZO

Praying for Your Special Needs Child: You Are Your Child’s Intercessor by David Rizzo and Mercedes McBride Rizzo

Parents have many roles when it comes to raising a child with special needs. One of the most important is interceding for him or her in prayer.

Intercession is something parents should do every day. We stand before God and plead from our hearts for help, setting forth our child’s needs in as straightforward and clear a way as we can.

Our Catholic tradition gives us examples of parents who interceded on behalf of their children. St. Monica was a faithful intercessor for her son St. Augustine of Hippo. She prayed for his conversion to the faith for seventeen years, never giving up but continuing to raise her mind and heart to God on his behalf. Ultimately Augustine converted and became one of the greatest saints of the Church. Like St. Monica, you can intercede for your child and expect your prayers to be heard.

To stand up and pray takes courage, something you may feel you lack. It may be helpful to recall the courage you have shown when interceding for your child in other ways. It takes courage to advocate for your special needs child in front of doctors, teachers, and insurance companies. Yet you can dig deep and discover the courage to fight those fights on your child’s behalf. Take this courage with you when you approach God in prayer.

And you are not alone. Your child has other intercessors. First and foremost, there is Jesus, who intercedes before God the Father on behalf of the entire human race (see Romans 8:34). The saints are powerful intercessors too. Relatives, family, and friends are interceding. You can be confident that others are in the struggles with you.

Praying for Patience. When parents discover their child has a serious disability, they may turn to prayer, as we did, in the hope that God will fix everything in one fell swoop. This is very understandable, because parents are trying to deal with what can seem like complete chaos. Their world has been turned upside down and seems totally unmanageable. This is especially the case when the child is newly diagnosed. Your child might require all your time and attention. You want God to fix the situation and to do it now!

We felt like this when Danielle was around four years old. Not only was she unable to communicate, but she engaged in many challenging behaviors. At one of the healing services we took Danielle to at that time, people were asking the leader of the service to pray over their children. He would pray and say things like “I have a good feeling that God will grant what you are asking for. I know you will get the result that you are seeking.”

When it came time for the man to pray for Danielle, we expected to hear that Danielle would be cured of her autism. In fact, we were confident that we would hear this. However, the man said that he felt the need to “pray for patience on the part of Danielle’s parents.” It took a while for us to understand what he meant by that.

Actually, that was the perfect prayer. It helped us realize that there was to be a long unfolding of God’s grace, in which we would gradually discover the powerful presence of God in our lives. And we would discover this precisely because we were parents of Danielle, the beautiful child with autism whom God had given us.

Praying for Peace and Understanding. Kids with disabilities require an enormous amount of parental involvement. You may find yourself assisting your child with tasks and activities, advocating for them in a variety of settings, arranging medical appointments and therapy schedules, and just plain keeping them safe. These things can lead to a very busy household, hectic schedules, high stress levels, and parental burnout.

Parents may long for a sense of peace and serenity. They may doubt themselves and despair about the future. They may doubt God—if he’s listening or if he’s there at all.

In the midst of all this, it is important to pray for peace and understanding, so you can manage these stresses and feel good about your life. Prayer for peace and understanding will allow you to have the energy you need to properly care for your child and not lose yourself in the process.

You may resent your child for putting you through this. You may be angry at friends and family members who aren’t going through what you’re going through. This is the time to stop and pray. Prayer helps you remember that with God all things are possible (see Luke 1:37) and that he can gift you with a sense of peace and understanding. He can bring you to a place of stillness in the storm.

The key is to trust that you will find meaning in the experience and that you will see God’s plan unfold. One day the meaning may hit you in the head like Newton’s apple. You will see the positive effect your child has on others and on your family. You will see the child’s value as a beloved daughter or son of God. Peace and understanding will flow from this recognition.

In the Book of Proverbs, we are told to trust God with all our hearts. We are told not to lean on our own understanding but on God’s (see Proverbs 3:5-8). In the beginning of our walk as parents of a special needs child, our level of understanding was insufficient. God transformed our faulty understanding, but it took time. We had to give up for a time our vision of what we thought life was supposed to be. We had to walk in darkness. Faith and trust gave us night vision and allowed us to make it to dawn.

If we can give any advice to a special needs parent, it is to remember that where you are now is not where you will end up in ten years, five years, or even one year. Progress will be made, and milestones will be met, and you will experience better days. You will have the peace and understanding that you long for.

Read more advice about praying for an caring for children with special needs from David Rizzo and Mercedes McBride Rizzo in their new book Praying for Your Special Needs Child (The Word Among Us Press, 2018). Available at wau.org/books

Español

Recursos de espiritualidad personal

Orando por tu niño con necesidades especiales

Usted es el intercesor de su hijo

POR: DAVID RIZZO Y MERCEDES MCBRIDE RIZZO

Orando por su hijo con necesidades especiales: usted es el intercesor de su hijo por David Rizzo y Mercedes McBride Rizzo

Los padres tienen muchos roles cuando se trata de criar a un niño con necesidades especiales. Uno de los más importantes es interceder por él o ella en la oración.

La intercesión es algo que los padres deben hacer todos los días. Estamos ante Dios y suplicamos desde nuestros corazones por ayuda, exponiendo las necesidades de nuestro hijo de la manera más directa y clara posible.

Nuestra tradición católica nos da ejemplos de padres que intercedieron en nombre de sus hijos. Santa Mónica fue una fiel intercesora de su hijo San Agustín de Hipona. Ella oró por su conversión a la fe durante diecisiete años, nunca se rindió, sino que continuó elevando su mente y su corazón a Dios en su nombre. En última instancia, Agustín se convirtió y se convirtió en uno de los más grandes santos de la Iglesia. Al igual que Santa Mónica, usted puede interceder por su hijo y esperar que sus oraciones sean escuchadas.

Levantarse y orar requiere coraje, algo que puede sentir que le falta. Puede ser útil recordar el valor que ha demostrado al interceder por su hijo de otras maneras. Se necesita valor para abogar por su hijo con necesidades especiales frente a los médicos, maestros y compañías de seguros. Sin embargo, puede profundizar y descubrir el coraje para pelear esas peleas en nombre de su hijo. Lleva este coraje contigo cuando te acerques a Dios en oración.

Y tu no estas solo. Su hijo tiene otros intercesores. En primer lugar, está Jesús, quien intercede ante Dios Padre en nombre de toda la raza humana (ver Romanos 8:34). Los santos también son poderosos intercesores. Familiares, familiares y amigos están intercediendo. Puedes estar seguro de que otros están en la lucha contigo.

Rezando por la paciencia. Cuando los padres descubren que su hijo tiene una discapacidad grave, pueden recurrir a la oración, como lo hicimos nosotros, con la esperanza de que Dios arregle todo de una sola vez. Esto es muy comprensible, porque los padres están tratando de lidiar con lo que puede parecer un caos completo. Su mundo se ha vuelto del revés y parece totalmente imposible de manejar. Este es especialmente el caso cuando el niño es diagnosticado recientemente. Su hijo puede requerir todo su tiempo y atención. ¡Quieres que Dios arregle la situación y que lo haga ahora!

Nos sentimos así cuando Danielle tenía alrededor de cuatro años. No solo no podía comunicarse, sino que también tenía muchas conductas desafiantes. En uno de los servicios de sanidad a los que llevamos a Danielle en ese momento, la gente le pedía al líder del servicio que orara por sus hijos. Él oraría y diría cosas como: “Tengo el buen presentimiento de que Dios concederá lo que usted está pidiendo. Sé que obtendrás el resultado que estás buscando “.

Cuando llegó el momento de que el hombre orara por Danielle, esperábamos escuchar que Danielle se curaría de su autismo. De hecho, confiamos en que escucharíamos esto. Sin embargo, el hombre dijo que sentía la necesidad de “orar por la paciencia de los padres de Danielle”. Nos llevó un tiempo entender lo que quería decir con eso.

En realidad, esa fue la oración perfecta. Nos ayudó a darnos cuenta de que iba a haber un largo despliegue de la gracia de Dios, en la que gradualmente descubriríamos la poderosa presencia de Dios en nuestras vidas. Y lo descubriríamos precisamente porque éramos padres de Danielle, la hermosa niña con autismo que Dios nos había dado.

Orando por la paz y la comprensión. Los niños con discapacidades requieren una enorme cantidad de participación de los padres. Puede encontrarse ayudando a su hijo con tareas y actividades, defendiéndolo en una variedad de entornos, organizando citas médicas y horarios de terapia, y simplemente manteniéndolos seguros. Estas cosas pueden llevar a un hogar muy ocupado, horarios agitados, altos niveles de estrés y agotamiento de los padres.

Los padres pueden desear un sentido de paz y serenidad. Pueden dudar de sí mismos y desesperarse por el futuro. Pueden dudar de Dios, si él está escuchando o si está allí.

En medio de todo esto, es importante orar por la paz y la comprensión, para que pueda manejar estas tensiones y sentirse bien con su vida. La oración por la paz y la comprensión le permitirá tener la energía que necesita para cuidar adecuadamente a su hijo y no perderse en el proceso.

Puedes resentirte de que tu hijo te haya hecho pasar por esto. Puede estar enojado con amigos y familiares que no están pasando por lo que está pasando. Este es el momento de parar y orar. La oración lo ayuda a recordar que con Dios todas las cosas son posibles (vea Lucas 1:37) y que él puede obsequiarlo con un sentido de paz y comprensión. Él puede llevarte a un lugar de quietud en la tormenta.

La clave es confiar en que encontrará un significado en la experiencia y que verá cómo se desarrolla el plan de Dios. Un día, el significado puede golpearte en la cabeza como la manzana de Newton. Verá el efecto positivo que su hijo tiene en los demás y en su familia. Verá el valor del niño como una hija amada o hijo de Dios. La paz y la comprensión fluirán de este reconocimiento.

En el Libro de Proverbios, se nos dice que confiemos en Dios con todo nuestro corazón. Se nos dice que no nos apoyemos en nuestro propio entendimiento sino en el de Dios (vea Proverbios 3: 5-8). Al comienzo de nuestra caminata como padres de un niño con necesidades especiales, nuestro nivel de comprensión era insuficiente. Dios transformó nuestra comprensión defectuosa, pero tomó tiempo. Tuvimos que renunciar por un tiempo a nuestra visión de lo que pensábamos que se suponía que era la vida. Teníamos que caminar en la oscuridad. La fe y la confianza nos dieron visión nocturna y nos permitieron llegar al amanecer.

Si podemos dar algún consejo a un padre con necesidades especiales, es para recordar que dónde se encuentra ahora no es donde terminará en diez años, cinco años o incluso un año. Se avanzará, se alcanzarán los hitos y se experimentarán mejores días. Tendrás la paz y la comprensión que anhelas.

Lea más consejos sobre cómo orar por los niños con necesidades especiales de David Rizzo y Mercedes McBride Rizzo en su nuevo libro Orando por su hijo con necesidades especiales (The Word Among Us Press, 2018). Disponible en wau.org/books

Text from The Word Among Us

Posted in Uncategorized.